Los Trabajadores de Comida Rápida en California Ganan $20 por Hora: Los Franquiciados Responden Reduciéndo Horas

Los Trabajadores de Comida Rápida en California Ganan  por Hora: Los Franquiciados Responden Reduciéndo Horas

Lawrence Cheng, cuya familia posee siete locales de Wendy’s al sur de Los Ángeles, ahora se encuentra trabajando en la caja registradora y preparando comida, una necesidad desde que la nueva ley de California aumentó el salario por hora de los trabajadores de comida rápida de $16 a $20 el 1 de abril.

Cheng solía tener casi una docena de empleados por turno en su local de Fountain Valley, en el condado de Orange. Ahora, solo programa siete, cubriendo él mismo algunas horas para manejar los costos laborales aumentados. “Recortamos donde podemos,” explicó Cheng. “Programo una persona menos, y luego vengo en ese tiempo que no programé y trabajo esa hora.”

Él mantiene la esperanza de que la ajetreada temporada de verano ayudará a compensar estos costos adicionales, trayendo más ganancias mientras las familias y estudiantes frecuentan más los restaurantes de comida rápida.

Los expertos advierten que es demasiado pronto para determinar los efectos a largo plazo del aumento salarial en los restaurantes de comida rápida. Aumentos salariales previos en California y Nueva York vieron un crecimiento continuo de empleo a pesar de los temores de pérdidas de empleo, según un estudio de la Universidad de California, Berkeley.

En los primeros dos meses después del aumento salarial, la industria de comida rápida agregó 8,000 empleos en comparación con el mismo período en 2023, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. Sin embargo, muchos operadores de franquicias están reduciendo horas y aumentando precios para hacer frente a la nueva ley salarial.

Joseph Bryant, vicepresidente ejecutivo del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que abogó por el aumento salarial, señaló que el salario más alto está atrayendo mejores candidatos laborales, reduciendo así la rotación.

Sin embargo, operadores como Juancarlos Chacon, que posee nueve locales de Jersey Mike’s en Los Ángeles, han aumentado significativamente los precios. Un sub de pavo que antes costaba menos de $10 ahora cuesta $11.15. Chacon también ha reducido el personal durante los momentos menos concurridos y ha disminuido su fuerza laboral de 165 a unos 145 empleados. «Nunca antes tuve que aumentar los precios tanto,» comentó.

Cheng también ha aumentado los precios del menú en aproximadamente un 8% y ha reducido las horas extras para manejar sus costos laborales, pero aún así se encontró $20,000 por encima del presupuesto para un período de pago de dos semanas. A pesar de estos desafíos, Cheng no tiene planes de despedir a ninguno de sus 250 trabajadores de Wendy’s.

Aaron Allen, CEO de una firma consultora global de restaurantes, predice una creciente división entre las grandes corporaciones y las cadenas regionales más pequeñas. Las grandes corporaciones pueden invertir en automatización y otras medidas de reducción de costos, mientras que las cadenas más pequeñas podrían enfrentarse a cierres o reducciones significativas.

Jot Condie, presidente y CEO de la Asociación de Restaurantes de California, advirtió que los restaurantes también están lidiando con el aumento de los alquileres y los costos de los alimentos. “Cuando los costos laborales saltan más del 25% de la noche a la mañana, cualquier negocio de restaurantes con márgenes ya reducidos se verá obligado a reducir gastos en otros lugares,” dijo.

A pesar de los desafíos, algunos trabajadores están viendo cambios positivos. Julieta García, que trabaja en un Pizza Hut en Los Ángeles, ahora trabaja cinco días en lugar de seis, lo que le permite pasar más tiempo con su hijo de 4 años. El salario más alto también le ayuda a pagar las facturas a tiempo y llevar a su hijo a citas médicas.

****

Howard Lewis, un jubilado de 63 años que trabaja en un Wendy’s en Sacramento, está invirtiendo sus ingresos adicionales en acciones y ayudando a su exesposa con reparaciones de automóviles.

El gobernador Gavin Newsom enfatizó la necesidad del aumento salarial en su discurso sobre el estado del estado, afirmando: “Somos un estado que se preocupa por los trabajadores de comida rápida — que son predominantemente mujeres — que trabajan dos empleos y medio para salir adelante.”

****

Para Enif Somilleda, gerente general de un Del Taco en el condado de Orange, el aumento salarial ha sido una bendición mixta. Aunque financieramente beneficioso, también ha significado más trabajo con menos personal por turno. “Financieramente me ha ayudado,” dijo. “Pero tengo menos gente, así que tengo que hacer mucho más trabajo.”