Yale en la mira: Proyecto de ley en Connecticut que busca prohibir admisiones por legado en todo el estado

Los legisladores de Connecticut están considerando prohibir el uso de preferencias heredadas y de donantes en las admisiones a todas las universidades y colegios de todo el estado, incluidos los privados como la Universidad de Yale.

Un proyecto de ley fue avanzado al piso del Senado el jueves, días después de que el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin, firmara una legislación que prohíbe la consideración de los lazos familiares de un estudiante con una universidad pública o privada cuando se le considere para la admisión. La primera ley de este tipo fue firmada en Colorado en 2021.

Ha habido resistencia al proyecto de ley de Connecticut por parte de algunas instituciones privadas en el estado, incluida Yale, que han argumentado que el estado no debería estar dictando cómo toman decisiones en materia de admisiones, al igual que no debería dictar decisiones sobre currículum y contratación de profesores. Pero los defensores señalan cómo estas escuelas, que reciben importantes beneficios fiscales por su estatus de organización sin fines de lucro, tienen el poder de proporcionar a todo tipo de estudiantes un pase a un mundo de élite.

«Si observamos a los líderes de las empresas Fortune 500, si observamos a los miembros del Congreso, a los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos, esto realmente importa para cómo opera nuestra sociedad», dijo el senador estatal demócrata Derek Slap, copresidente de Educación Superior.

Una encuesta de Associated Press a las universidades más selectivas de la nación en 2022 encontró que los estudiantes con linaje en la clase de primer año variaban del 4% al 23%, aunque muchas escuelas se negaron a proporcionar datos básicos en respuesta a la solicitud de AP. AP encontró que en cuatro escuelas -Notre Dame, USC, Cornell y Dartmouth- los estudiantes con linaje superaban en número a los estudiantes negros.

Slap señaló cómo la Corte Suprema de Estados Unidos el verano pasado derogó la acción afirmativa en las admisiones universitarias, demostrando que no tienen libertad institucional para hacer preferencias basadas en la raza.

«Sin embargo, creo que es atroz que esta preferencia, la de las personas adineradas, siga existiendo», dijo.

El senador republicano Kevin Kelly dijo que ha escuchado de escuelas privadas en su distrito, especialmente colegios basados en la fe, que están preocupadas por cómo serían afectadas por la legislación. Dijo que la capacidad de las instituciones de educación superior para «ejercer su libertad de enseñar cómo son y qué son» ha contribuido a crear «un excepcionalismo americano».

«Creo que cuando el gobierno estatal comienza a interferir en ese proceso, no solo estamos interfiriendo en las relaciones privadas de las instituciones, también estamos interfiriendo en ese excelencia americana», dijo.

Jeremiah Quinlan, decano de Admisiones y Ayuda Financiera de Pregrado de la Universidad de Yale, recientemente dijo a los legisladores estatales que la escuela está de acuerdo con el «objetivo central» del proyecto de ley, que es inscribir a más estudiantes de bajos ingresos y de primera generación. Pero además de que el estado excede sus límites, dijo que el proyecto de ley no aborda el desafío clave de proporcionar a los estudiantes menos privilegiados los recursos necesarios para prepararse para la universidad y graduarse a tiempo.

También señaló que la oficina de admisiones de pregrado de Yale se esfuerza por «reunir a un grupo de los estudiantes más prometedores de la colección más diversa de orígenes». Dijo que los estudiantes universitarios de familias que no pueden pagar el costo total de asistir a Yale reciben una beca basada en la necesidad que cubre la matrícula, la vivienda, las comidas, los viajes, los libros y los gastos personales.

El año pasado, la Universidad de Wesleyan, otra escuela privada en Connecticut, anunció que estaba poniendo fin a su política de dar tratamiento preferencial en las admisiones a aquellos cuyas familias tienen lazos históricos con la escuela.

El proyecto de ley, que fue aprobado por el comité con una votación de 18-4, avanza al Senado para su posterior acción.