Preguntada si creía que Donald Trump seguiría la Constitución de Estados Unidos si es elegido para un segundo mandato como presidente, Nikki Haley dijo: «No lo sé».

Preguntada si creía que Donald Trump seguiría la Constitución de Estados Unidos si es elegido para un segundo mandato como presidente, Nikki Haley dijo: «No lo sé».

«No lo sé. No lo sé», dijo la exgobernadora de Carolina del Sur, la última oponente de Trump para la nominación presidencial republicana, a NBC’s Meet the Press en una entrevista que se emitirá completa el domingo.

«Quieres pensar que alguien lo hará, pero no lo sé».

Trump ha ganado todas las votaciones primarias y se dirige hacia el Supermartes el 5 de marzo, cuando varios estados celebran contiendas para la nominación.

Negándose a retirarse, Haley ha atacado a Trump en términos cada vez más duros. Pero aunque ha evitado que el ex presidente, dos veces impugnado, domine completamente en las votaciones, no ha llegado cerca de ganar un estado.

La retórica de la campaña de Trump ha sido característicamente oscura, incluyendo el deseo de ser un «dictador» el primer día en el cargo y promesas de tomar «venganza última y absoluta» contra sus enemigos. Ha reflexionado sobre la «vindicación» y sobre «terminar» la Constitución.

Haley dijo: «Sabes, cuando hablas de venganza, cuando hablas de, ya sabes, vindicación [y] cuando hablas de, ¿qué significa eso? Como, no sé qué significa eso, y solo él puede responder por eso.

«Lo que puedo responder es que no creo que deba haber nunca un presidente que esté por encima de la ley. No creo que deba haber nunca un presidente que tenga inmunidad total para hacer lo que quiera».

La Corte Suprema de Estados Unidos sorprendió a muchos observadores esta semana cuando dijo que escucharía argumentos orales sobre la afirmación de Trump, en su caso de subversión de las elecciones federales, de que tiene inmunidad absoluta por actos cometidos en el cargo.

Un tribunal de apelaciones federales rechazó rotundamente el argumento, pero se presentará ante una Corte Suprema dominada por la derecha, a la cual Trump nombró tres jueces en cuatro años. Preocupaciones de programación significan que cualquier juicio probablemente esté cerca o después de las elecciones de noviembre.

Enfrentándose a 91 cargos criminales, por subversión de elecciones (cuatro federales, 13 estatales), retención de información clasificada (40) y pagos de dinero silenciador (34), Trump ha buscado retrasar cada caso, en última instancia, para poder descartarlos si es reelegido.

Haley, que sirvió al expresidente como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, ha dicho que Trump no puede ganar una elección general, pero también se ha negado a descartar respaldarlo y dijo que no apoyará a Joe Biden.

Trump ha ridiculizado ampliamente a Haley y le ha exigido que se retire.

Como presidenta, dijo Haley a NBC, «creo que necesitamos tener a alguien a quien nuestros hijos puedan admirar, de quien puedan estar orgullosos».

El juicio de Trump por los pagos de dinero silenciador, relacionado con pagos a una actriz de cine para adultos que afirmó tener una aventura extramarital, comenzará en Nueva York a finales de marzo.

Haley agregó: «Creo que necesitamos tener un país de ley y orden, un país de libertad, y un país que vuelva a respetar el valor de un dólar de los contribuyentes, y no tenemos nada de eso en este momento».

El juez que preside el juicio de documentos clasificados de Donald Trump parecía dispuesto el viernes a darle al expresidente otra gran victoria en su estrategia de retrasar sus batallas legales tanto como sea posible.

El juicio de Trump por el manejo indebido de documentos clasificados estaba programado originalmente para comenzar el 20 de mayo, pero se esperaba que la jueza Aileen Cannon cambiara la fecha durante una audiencia del viernes. El fiscal especial Jack Smith instó a Cannon a posponer el juicio solo hasta julio, mientras que los abogados de Trump sugirieron una fecha de inicio en agosto.

Cannon, designada por Trump, no fijó una nueva fecha durante la audiencia, pero expresó escepticismo sobre la fecha propuesta por Smith. «Se necesita hacer mucho trabajo en la fase previa al juicio de este caso», dijo. «Intentar hacer 13 mociones en un día o incluso dos días parece poco realista».

Si Cannon acepta las fechas propuestas por Trump, le habrá dado al expresidente una victoria masiva. El equipo de Trump había pedido originalmente que el juicio comenzara después de las elecciones y luego sugirió la fecha de inicio del 12 de agosto. La razón, muy probablemente, es para que pueda usar un juicio de documentos clasificados en agosto para evitar enfrentarse a la justicia en el caso más grande en su contra: el juicio por interferencia federal en las elecciones.

Toda la estrategia de Trump en sus múltiples luchas legales ha sido retrasarlas tanto como sea posible. Si es reelegido en noviembre, podría instruir al Departamento de Justicia a desechar los dos casos federales en su contra, o incluso intentar perdonarse a sí mismo y evitar enfrentar alguna vez la responsabilidad por sus acciones.

La Corte Suprema ya le dio a Trump otro gran favor el miércoles al aceptar escuchar argumentos sobre si tiene inmunidad «presidencial» contra la persecución. Esto podría retrasar el juicio de Trump por interferir en las elecciones de 2020 durante meses.

Esta está lejos de ser la primera vez que Cannon ha inclinado los procedimientos a favor de Trump. Recibió escrutinio a nivel nacional al comienzo de la investigación después de que mostrara una inclinación favorable hacia el expresidente. Trump presentó una moción solicitando un «maestro especial» para revisar todo el material que el FBI encontró en Mar-a-Lago antes de que pudiera continuar la investigación, y Cannon estuvo de acuerdo, una victoria para el equipo de Trump.

El Departamento de Justicia apeló la decisión y el Onceavo Circuito finalmente dictaminó que ni Cannon ni Trump tenían ningún derecho legal para sus acciones. El tribunal de apelaciones desechó por completo la decisión de Cannon.