Las visitas de Vladimir Putin a Corea del Norte y Vietnam la semana pasada causaron gran consternación entre las potencias occidentales, lo que indudablemente era su intención.

Las visitas de Vladimir Putin a Corea del Norte y Vietnam la semana pasada causaron gran consternación entre las potencias occidentales, lo que indudablemente era su intención. El presidente ruso está ansioso por demostrar que, a pesar de la condena generalizada por su invasión ilegal a gran escala de Ucrania y el consecuente ostracismo diplomático y sanciones, aún cuenta con apoyo internacional y puede aumentar el costo para sus oponentes por seguir respaldando a Kiev.

Si alguien dudaba de hasta qué punto la guerra en Ucrania se ha convertido en un asunto verdaderamente global, aquí está la prueba concluyente de su impacto casi universal. Putin y el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, firmaron un tratado de defensa mutua que compromete a cada país a proporcionar asistencia militar al otro «con todos los medios a su disposición» en caso de un ataque. El tratado representa un impulso significativo para el régimen aislado de Kim y para los esfuerzos de Putin, junto con China, de construir una alianza internacional anti-democrática y anti-occidental.

El acuerdo contradijo directamente el apoyo pasado de Rusia a las sanciones del consejo de seguridad de la ONU destinadas a frenar los programas nucleares y de misiles de Pyongyang, que proliferan y desestabilizan la región. Peor aún, Putin sugirió que Rusia podría armar directamente a Corea del Norte a pesar de que Kim regularmente amenaza a Corea del Sur, Japón y Estados Unidos con aniquilación atómica.

Putin vinculó dichos suministros de armas a los suministros de armas occidentales a Ucrania y, en particular, a la reciente decisión de la administración Biden de permitir que sus misiles de mayor alcance sean utilizados por Kiev para alcanzar objetivos dentro de Rusia. El quid pro quo para Putin, aunque lo niegue, es el suministro continuo de Kim a Rusia de proyectiles de artillería y misiles balísticos para usar contra Ucrania.

Como de costumbre, Putin afirma estar actuando en respuesta a acciones provocadoras de Occidente cuando, en realidad, es él quien está escalando la situación. Al reaccionar al pacto con Corea del Norte, Corea del Sur dijo que podría reconsiderar sus negativas anteriores a enviar armas a Ucrania. Esto a su vez provocó protestas furiosas de Rusia. Sin embargo, no hay duda de quién lleva la responsabilidad principal de esta espiral destructiva: el país que cree que está bien invadir el territorio soberano de otro.

A pesar de todo, las peregrinaciones de Putin parecen un poco desesperadas. Podrían salirle el tiro por la culata. Kim es un personaje impredecible que puede o no cumplir su palabra, o incluso mantener la cabeza. No es imposible imaginar una situación en la que Rusia se vea arrastrada a una confrontación imprevista. La necesidad de Moscú implica una debilidad más fundamental y estructural. Y luego está el impacto regional a considerar.

Estados Unidos, Japón y Corea del Sur acordaron el año pasado profundizar la cooperación en seguridad y defensa, y se espera una cumbre de seguimiento el próximo mes en el marco de la cumbre de la OTAN en Washington. Esta alianza trilateral se trata de la creciente amenaza de China, pero también de Corea del Norte. Si estos tres, respaldados por países como Australia y Gran Bretaña, deciden ahora expandir aún más su presencia militar defensiva regional, Beijing podría responsabilizar justamente a Putin.

Tal resultado podría tensar la asociación estratégica «sin límites» entre Moscú y Beijing, que es tan vital para Putin. Xi Jinping, su homólogo chino, difícilmente le agradecerá por contaminar la esfera de Asia oriental con las consecuencias tóxicas de su catástrofe en Ucrania. Asimismo, los intentos serviles de Putin de congraciarse con Vietnam pueden no sentar bien en Beijing, que tiene sus propios problemas, incluidos disputas territoriales, con el liderazgo amistoso de Hanoi hacia Estados Unidos.

Estos desarrollos subrayan nuevamente la necesidad urgente de poner fin a la crisis de Ucrania con sus ubicuas ramificaciones negativas. Un hombre, el mismo que la desencadenó, podría detenerla hoy si así lo deseara. Al negarse a hacerlo, el inescrupuloso e infinitamente imprudente Putin demostró nuevamente la semana pasada que es el enemigo público número uno del mundo.

Hace un cuarto de siglo, Vladimir Putin voló a Pyongyang para firmar un “tratado de amistad” con Kim Jong-il que ayudó a revivir las relaciones de Rusia con Corea del Norte sin obligar a ambas partes a ayudarse mutuamente en caso de un ataque militar.

Con su visita la semana pasada, Putin ha vuelto efectivamente al pasado, firmando un acuerdo con Kim Jong-un que recuerda al pacto de seguridad de 1961 que existía bajo la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Pero hoy Rusia está involucrada en una guerra caliente en Ucrania que Putin ha hecho su prioridad de política exterior, y una Corea del Norte nuclear se ha convertido en una fuente crucial de municiones para su ejército.

“El tratado que Putin firmó con Kim Jong-un fue un regreso a la Guerra Fría, pero, por supuesto, en la Guerra Fría Corea del Norte no tenía armas nucleares”, dijo el Dr. Edward Howell, becario de la Fundación Corea con el programa Asia-Pacífico en Chatham House, y profesor en la Universidad de Oxford.

Si bien la cumbre de la semana pasada se estaba gestando desde hace años, no obstante, marcó un hito en la relación de Rusia con Corea del Norte, y uno que funcionarios estadounidenses han advertido podría desestabilizar un delicado equilibrio en la región.

“Rusia ahora ha puesto por escrito cuán dispuesta y comprometida está a profundizar y expandir su cooperación con Corea del Norte”, dijo Jamie Kwong, becario en el programa de políticas nucleares en la Carnegie Endowment for International Peace. Kim admiró la tecnología espacial y los aviones de combate rusos durante una cumbre el año pasado con Putin en el Lejano Oriente de Rusia, y su lista de deseos podría incluir tecnologías que ayudarían simultáneamente a los programas espaciales y de misiles de Corea del Norte, así como apoyo económico y energético.

El objetivo inmediato de Putin es desarrollar una asociación que ha entregado millones de proyectiles de artillería, así como misiles balísticos, desesperadamente necesitados para su guerra en Ucrania. Pero las raíces de la relación van más allá: los dos líderes se han alineado en una creciente coalición antioccidental y parecen cada vez menos contenidos por las amenazas occidentales.

La imagen de Putin, quien una vez se reunía regularmente con líderes estadounidenses y europeos, volando a Pyongyang para ser agasajado por Kim fue impactante. Durante la cumbre, Putin le dio a Kim una segunda limusina Aurus de fabricación rusa, en un rechazo simbólico de las sanciones que ambas partes han disfrutado violando.

“A los dos líderes realmente no les importa”, dijo Howell. “Eso destaca cómo, para Kim Jong-un, ahora tiene un socio que es tan delincuente como él”.

Funcionarios estadounidenses y de la OTAN han expresado su preocupación por el posible apoyo a los programas de misiles y nucleares de Corea del Norte. Una copia del tratado publicada por Corea del Norte enumeraba explícitamente la cooperación en “energía nuclear pacífica”, mientras que funcionarios estadounidenses dijeron a NBC News que Rusia también proporcionaría tecnología para ayudar al programa de submarinos atómicos de Corea del Norte.

Pero los analistas dijeron que el alcance del apoyo al programa nuclear militar de Corea del Norte probablemente seguiría siendo limitado, en parte porque Rusia está nerviosa por compartir tecnología sensible y también porque Moscú históricamente ha estado incómoda con las armas atómicas de Pyongyang.

Algunos de los aspectos más preocupantes del acuerdo son más convencionales: el creciente comercio de armas entre los dos países que podría envalentonar a Corea del Norte y complicar la planificación bélica occidental en caso de un conflicto abierto en la península de Corea.

“Hay muchas cosas que Rusia aún puede darle a Corea del Norte en este momento que mejorarían significativamente la capacidad de Corea del Norte para reconstruir su disuasión militar convencional”, dijo Ankit Panda, becario senior de Stanton en el programa de políticas nucleares en la Carnegie Endowment for International Peace.

Los rusos no estarán muy ansiosos por transferir algunas de sus tecnologías nucleares más sensibles, cree, pero estarían más dispuestos a ayudar a Corea del Norte a mejorar sus capacidades de defensa aérea, suministrar piezas de repuesto y mantenimiento para su envejecida fuerza aérea, y ayudar a modernizar su marina, incluida la tecnología para submarinos nucleares. Eso “complicaría sustancialmente la planificación para la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur, lo que apoyaría los objetivos estratégicos tanto de Rusia como de Corea del Norte”, dijo Pandit.

El acuerdo ya ha llevado a un intercambio acalorado entre Rusia y Corea del Sur. Seúl indicó la semana pasada que podría proporcionar armas letales a Ucrania por primera vez en respuesta al tratado. Putin, a su vez, advirtió que esto sería un “gran error” y que Moscú en respuesta podría tomar “decisiones que probablemente no complacerán al liderazgo actual de Corea del Sur”.

El acuerdo también se ve como un dolor de cabeza para China, que está atrapada entre las preocupaciones por la competencia por la influencia en Corea del Norte y el potencial de que Estados Unidos extienda su apoyo a Corea del Sur como resultado. Xi Jinping podría buscar una cumbre con Kim para fin de año, cree Howell.

La reunión también marcó un nuevo punto bajo para los esfuerzos internacionales de promoción de la no proliferación, una vez un área rara de cooperación entre Rusia y Estados Unidos.

Incluso en 2017, después de la anexión de Crimea y las acusaciones de interferencia rusa en las elecciones estadounidenses, Estados Unidos aún persuadió a Rusia para votar por nuevas sanciones de la ONU contra Corea del Norte, aunque suavizándolas en el proceso.

Esos días claramente han terminado.

“El acuerdo envía otra señal de que Putin está dispuesto a anteponer su guerra de agresión contra Ucrania por encima de todos los demás intereses, incluida la promoción y salvaguardia del régimen de no proliferación, un régimen que la Unión Soviética realmente ayudó a establecer en primer lugar”, dijo Kwong.