Las emisiones de gases de efecto invernadero de Google aumentan debido a la IA

Google está esforzándose por integrar la inteligencia artificial (IA) en sus productos principales, aunque los resultados no siempre son satisfactorios. Sin embargo, hay un gran problema detrás de escena: los sistemas necesarios para ejecutar estas herramientas de IA aumentan significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero de la empresa.

Los sistemas de IA requieren muchos ordenadores para funcionar. Los centros de datos necesarios para operarlos, que son esencialmente almacenes llenos de equipos de computación de alto rendimiento, consumen mucha energía para procesar datos y gestionar el calor generado por todos esos ordenadores.

Como resultado, las emisiones de gases de efecto invernadero de Google han aumentado un 48 % desde 2019, según el informe ambiental anual de la empresa tecnológica. Google atribuye este crecimiento principalmente al «aumento del consumo de energía de los centros de datos y las emisiones de la cadena de suministro.»

Ahora, Google califica su objetivo de alcanzar emisiones netas cero para 2030 como «muy ambicioso» y dice que esta promesa probablemente se verá influenciada por «la incertidumbre en torno a los impactos ambientales futuros de la IA, que son complejos y difíciles de predecir.» En otras palabras: el impulso de la empresa por la sostenibilidad, que antes incluía el lema «no seas malvado» en su código de conducta, se está volviendo más complicado debido a la IA.

Al igual que otros competidores tecnológicos, Google ha invertido mucho en IA, que se considera ampliamente como la próxima gran revolución tecnológica lista para cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y consumimos información. La empresa ha integrado la tecnología de IA generativa Gemini en varios de sus productos principales, incluidos Search y Google Assistant, y el CEO Sundar Pichai ha calificado a Google como «una empresa centrada en la IA.»

Sin embargo, la IA tiene una gran desventaja: los centros de datos con un alto consumo de energía, en los que Google y otros grandes competidores tecnológicos están gastando actualmente decenas de miles de millones de dólares cada trimestre para expandir y satisfacer sus ambiciones de IA.

Para ilustrar cuán más exigentes son los modelos de IA en comparación con los sistemas de computación tradicionales, la Agencia Internacional de Energía estima que una búsqueda en Google requiere un promedio de 0,3 vatios-hora de electricidad, mientras que una consulta en ChatGPT normalmente consume alrededor de 2,9 vatios-hora. Un estudio de octubre del investigador neerlandés Alex de Vries estima que el «peor escenario» indica que los sistemas de IA de Google podrían eventualmente consumir tanta electricidad como el país de Irlanda cada año, asumiendo una adopción completa de la IA en su hardware y software actuales.

«A medida que integramos más la IA en nuestros productos, reducir las emisiones podría ser un desafío debido al aumento de las necesidades energéticas de la mayor intensidad computacional de la IA y las emisiones asociadas con el aumento previsto de nuestras inversiones en infraestructura técnica», dijo Google en su informe publicado el lunes. Agregaron que el consumo de electricidad de los centros de datos está creciendo actualmente más rápido que su capacidad para proporcionar fuentes de electricidad sin carbono.

Google dijo que esperan que sus emisiones totales de gases de efecto invernadero continúen aumentando antes de disminuir finalmente, ya que la empresa se esfuerza por invertir en fuentes de energía limpia, como la energía eólica y geotérmica, para operar sus centros de datos.

La gran cantidad de agua utilizada como refrigerante para evitar el sobrecalentamiento de los centros de datos también presenta un desafío para la sostenibilidad. Google dijo que pretende reemplazar el 120 % del agua dulce consumida en sus oficinas y centros de datos para 2030; el año pasado, solo reemplazaron el 18 % de esa agua, aunque la cifra aumentó drásticamente desde el 6 % del año anterior. !!!!!!!!!!

Google también forma parte de las empresas que experimentan formas de utilizar la IA para combatir el cambio climático. Un proyecto de Google DeepMind en 2019, por ejemplo, entrenó un modelo de IA en predicciones meteorológicas y datos históricos de turbinas eólicas para predecir la disponibilidad de energía eólica, ayudando a aumentar el valor de las fuentes de energía renovable para los agricultores de viento. La empresa también ha utilizado la IA para sugerir rutas más eficientes en términos de combustible a los conductores que utilizan Google Maps.

«Sabemos que escalar la IA y utilizarla para acelerar la acción climática es tan importante como abordar los impactos ambientales asociados con ella», dijo Google en su informe.