La imparable demanda de oro de China impulsa un aumento récord de precios

El ascenso del oro a máximos históricos por encima de los 2,400 dólares la onza este año ha cautivado a los mercados globales. China, el mayor productor y consumidor mundial del metal precioso, está en el centro de la extraordinaria subida.

Las crecientes tensiones geopolíticas, incluida la guerra en Medio Oriente y Ucrania, y la perspectiva de tasas de interés más bajas en Estados Unidos, realzan el valor del oro como inversión. Pero lo que impulsa la subida es la demanda incesante de China, donde los compradores minoristas, inversores en fondos, operadores de futuros e incluso el banco central buscan el lingote como reserva de valor en tiempos de incertidumbre.

China e India suelen competir por el título de mayor comprador mundial. Sin embargo, eso cambió el año pasado, ya que el consumo chino de joyas, lingotes y monedas alcanzó niveles récord. La demanda de joyas de oro en China aumentó un 10%, mientras que en India disminuyó un 6%. Mientras tanto, las inversiones en barras y monedas chinas aumentaron un 28%.

Y aún hay margen para que la demanda crezca, según Philip Klapwijk, director gerente de la consultora Precious Metals Insights Ltd con sede en Hong Kong. Ante opciones de inversión limitadas en China, la crisis prolongada en su sector inmobiliario, la volatilidad de los mercados de valores y una moneda debilitada están llevando dinero a activos percibidos como más seguros.

«A la luz de estas circunstancias, el peso del dinero disponible para un activo como el oro, y en realidad para que nuevos compradores entren, es bastante considerable», dijo. «No hay muchas alternativas en China. Con controles de cambio y de capital, no puedes simplemente mirar otros mercados para colocar tu dinero».

Aunque China produce más oro que cualquier otro país, todavía necesita importar grandes cantidades y las cantidades son cada vez mayores. En los últimos dos años, las compras en el extranjero sumaron más de 2,800 toneladas, superando la cantidad total de metal que respalda los fondos cotizados en bolsa de todo el mundo, o alrededor de un tercio de las reservas mantenidas por la Reserva Federal de Estados Unidos.

Sin embargo, el ritmo de los envíos se ha acelerado últimamente. Las importaciones aumentaron en la previa al Año Nuevo Lunar de China, una temporada alta para regalos, y en los dos primeros meses del año están un 53% por encima de lo que estaban en el 2023.

El Banco de China ha estado en una racha de compras durante 17 meses seguidos, su período más largo de adquisiciones, a medida que busca diversificar sus reservas lejos del dólar y protegerse contra la depreciación de la moneda.

Es el comprador más ávido entre varios bancos centrales que están favoreciendo el oro. El sector oficial adquirió niveles cercanos a máximos históricos del metal precioso el año pasado y se espera que mantenga las compras elevadas en el 2024.

Es indicativo del atractivo del oro que la demanda china siga siendo tan vigorosa, a pesar de los precios récord y un yuan más débil que priva a los compradores de poder adquisitivo.

Como importante importador, los compradores de oro en China a menudo tienen que pagar un sobreprecio sobre los precios internacionales. Eso aumentó a $89 la onza a principios de mes. El promedio en el último año es de $35, en comparación con un promedio histórico de solo $7.

Sin duda, los precios desorbitados probablemente moderarán un poco el entusiasmo por el lingote, pero el mercado está demostrando ser inusualmente resistente. Los consumidores chinos suelen comprar oro cuando los precios caen, lo que ha ayudado a establecer un piso para el mercado durante períodos de debilidad. Pero esta vez no es así, ya que el apetito de China está ayudando a sostener los precios en niveles mucho más altos.

Esto sugiere que la subida es sostenible y los compradores de oro en todas partes deberían sentirse reconfortados por la creciente demanda de China, dijo Nikos Kavalis, director gerente de la consultora Metals Focus Ltd.

Las autoridades chinas, que suelen ser hostiles a la especulación en el mercado, son menos tranquilas. Los medios estatales han advertido a los inversores que sean cautelosos al perseguir la subida, mientras que tanto la Bolsa de Oro de Shanghai como la Bolsa de Futuros de Shanghai han aumentado los requisitos de margen en algunos contratos para sofocar la toma excesiva de riesgos. La medida de la SHFE siguió a un aumento en el volumen de operaciones diarias a un máximo de cinco años.

Una forma menos frenética de invertir en oro es a través de fondos cotizados en bolsa. Según Bloomberg Intelligence, el dinero ha fluido hacia los ETF de oro en China continental casi todos los meses desde junio, a diferencia de las importantes salidas de fondos de oro en el resto del mundo.

El ingreso de dinero ha sumado $1.3 mil millones hasta ahora este año, en comparación con $4 mil millones en salidas de fondos en el extranjero. Las restricciones para invertir en China son nuevamente un factor aquí, dada la menor cantidad de opciones para los chinos más allá de la propiedad nacional y las acciones.

La demanda china podría seguir aumentando a medida que los inversores busquen diversificar sus tenencias con commodities, según la analista de BI Rebecca Sin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *