Google califica de «innecesarias» y «mucho más allá del alcance» las demandas de Epic tras su victoria antimonopolio.

En una nueva presentación, Google está respondiendo a las numerosas propuestas de solución presentadas por Epic Games, fabricante de Fortnite, después de que un tribunal determinara que Google participó en prácticas anticompetitivas en su Play Store. Tras la decisión del jurado a finales del año pasado, las dos partes presentaron sus argumentos sobre cómo Google debería cambiar su comportamiento a raíz del fallo. Por su parte, Epic Games emitió una lista loca de demandas, que incluían el acceso al catálogo de aplicaciones y juegos de la Play Store por seis años, la capacidad de distribuir su propia tienda de aplicaciones en Google Play sin cargos, y mucho más. También quería poner fin a todos los acuerdos, incentivos y tratos, así como penalidades que permitirían que la Play Store o Google Play Billing obtuvieran ventaja sobre los competidores.

La sorprendente y rápida derrota del gigante tecnológico fue un fallo histórico, especialmente porque Epic Games perdió en gran medida un caso de antimonopolio similar con Apple, que no había sido juzgado por un jurado. En el caso de Epic-Apple, el tribunal decidió que Apple no era un monopolista, pero estuvo de acuerdo en que los desarrolladores deberían poder dirigir a sus clientes hacia medios alternativos de pago a través de la web. El caso fue apelado hasta la Corte Suprema, que declinó escucharlo, permitiendo que se mantuviera el fallo del tribunal inferior.

Mientras que el jurado en el caso de Google estaba convencido de que el gigante tecnológico había usado su poder de mercado de manera ilegal, no pudo decidir los próximos pasos, eso será responsabilidad del juez. La nueva presentación, junto con la propuesta de Epic, ayudará a informar al Juez James Donato en una audiencia programada para el 23 de mayo sobre qué acciones tomar a continuación para controlar el poder de Google.

En abril, Epic Games detalló sus demandas en una orden de restricción propuesta. A grandes rasgos, Epic quiere que Google permita a los usuarios descargar aplicaciones desde cualquier tienda de aplicaciones o la web, según su preferencia. No quiere que Google bloquee u obligue a los OEM o operadores a favorecer Google Play. Y no quiere que Google imponga tarifas adicionales por evitar la Play Store, lo que Epic Games considera también una práctica anticompetitiva.

El fabricante de Fortnite también pidió al tribunal aplicar otros cambios, incluida la concesión de acceso a Epic al catálogo de la Play Store para que pueda realizar actualizaciones de aplicaciones para los usuarios, sin pantallas de advertencia ni tarifas adicionales. Además, Epic quiere que los desarrolladores puedan decir a sus usuarios cómo pagar por sus aplicaciones y servicios en otros lugares, y cuánto podrían ahorrar al hacerlo. Quiere eliminar el requisito de utilizar el «Pago de Elección del Usuario» de Google, que ofrece solo un pequeño descuento a los desarrolladores que procesan transacciones de pago por sí mismos, y mucho más.

Google, por supuesto, no está de acuerdo sobre cómo debe proceder el tribunal.

En un comunicado, el Vicepresidente de Asuntos Gubernamentales y Política Pública de Google, Wilson White, se refirió a las demandas de Epic como excesivas e innecesarias.

«Las demandas de Epic perjudicarían la privacidad, seguridad y experiencia general de consumidores, desarrolladores y fabricantes de dispositivos», dijo. «No solo su propuesta va mucho más allá del alcance del reciente fallo del juicio de EE. UU. — que impugnaremos — sino que también es innecesaria debido al acuerdo que alcanzamos el año pasado con los fiscales generales de todos los estados y múltiples territorios. Continuaremos defendiendo vigorosamente nuestro derecho a un modelo comercial sostenible que nos permita mantener seguras a las personas, asociarnos con desarrolladores para innovar y hacer crecer sus negocios, y mantener un próspero ecosistema de Android para todos.»

En la orden de restricción presentada el jueves en un tribunal de distrito de EE. UU. en California, Google argumenta que las demandas de Epic ponen en riesgo la seguridad y privacidad de los usuarios al eliminar su capacidad para implementar medidas de confianza y seguridad con respecto al uso de tiendas de aplicaciones de terceros. (Apple ha utilizado una estrategia similar para luchar contra las regulaciones en torno a la apertura de su App Store a la competencia, argumentando que es responsable de la privacidad y seguridad de los usuarios).

Además, Google dice que estaría obligado a informar a todas las tiendas de aplicaciones de terceros, sin el consentimiento del usuario, qué aplicaciones ha instalado un usuario. Esto expondría el uso de aplicaciones personales, incluso en áreas sensibles como religión, política o salud, sin reglas sobre cómo se podría usar esos datos.

La compañía también dijo que Epic está pidiendo que elimine las salvaguardias en torno a la carga lateral de aplicaciones.

Y en caso de que esos argumentos fallen, en otro táctica, Google señala que las soluciones propuestas por Epic no son necesarias porque ya llegó a un acuerdo con los fiscales generales de los estados para no firmar acuerdos de exclusividad de amplio alcance con los desarrolladores. La propuesta de Epic también impediría a Google trabajar con los desarrolladores para proporcionar contenido exclusivo a través de aplicaciones de Play Store, lo que dice que es una oportunidad importante para los desarrolladores.

Finalmente, el acuerdo con los fiscales generales de los estados permitiría a cualquier tienda de aplicaciones competir por un lugar en los dispositivos Android, dijo Google, pero la propuesta de Epic lo eliminaría de ese proceso, reduciendo la competencia. Sin la participación de Google, las tiendas de aplicaciones rivales ofertarían menos, afectando los márgenes de los OEM, dijo.

La próxima decisión del juez sobre la solución en este caso será interesante de ver, ya que sentará las bases para que las tiendas de aplicaciones consideradas monopolistas tengan que hacer concesiones para permitir más competencia. Aunque Epic perdió su batalla con Apple, el caso del Departamento de Justicia contra el fabricante del iPhone sigue en marcha, al igual que su demanda contra Google por su presunta monopolización de la búsqueda. El resultado de estos casos determinará en qué medida el poder de los gigantes tecnológicos seguirá sin control, dada la evidente falta de legislación en EE. UU. para frenar a los monopolios tecnológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *