El presidente Joe Biden y los demás líderes del G7 que se reúnen en la costa de Italia esta semana están trabajando para fortalecer el apoyo a Ucrania y enviar rápidamente recursos occidentales al país mientras observan con preocupación las elecciones estadounidenses de noviembre, que podrían presagiar un cambio en la postura estadounidense.

El presidente Joe Biden y los demás líderes del G7 que se reúnen en la costa de Italia esta semana están trabajando para fortalecer el apoyo a Ucrania y enviar rápidamente recursos occidentales al país mientras observan con preocupación las elecciones estadounidenses de noviembre, que podrían presagiar un cambio en la postura estadounidense.

Los planes para acelerar decenas de miles de millones de dólares hacia la nación sitiada y firmar un acuerdo de seguridad entre Washington y Kyiv que ayude a Ucrania a lograr la autosuficiencia fueron diseñados para demostrar resolución – y un grado de creatividad política – en medio del impulso ruso en el campo de batalla.

“Colectivamente, este es un conjunto poderoso de acciones, y creará una base más sólida para el éxito de Ucrania”, dijo Biden durante una conferencia de prensa el jueves junto a su homólogo de Kyiv, Volodymyr Zelensky, quien vestía su habitual uniforme verde militar.

Llamando a la invasión de Rusia una “prueba para el mundo”, el líder estadounidense dijo que él y sus aliados en el G7 habían respondido constantemente “sí” a la pregunta de si apoyarían a Ucrania.

“Lo diremos de nuevo”, dijo. “Sí, una y otra vez”.

Sin embargo, si las medidas acordadas esta semana podrán resistir otra presidencia de Donald Trump seguía siendo una incógnita. Mientras Biden finalizaba sus acuerdos en Italia, Trump se reunía con los republicanos en el Capitolio, donde una vez más dejó claro que no quería ver otros $60 mil millones en ayuda fluyendo hacia Ucrania, según una persona familiarizada con sus comentarios. Trump argumentó, como lo había hecho antes, que si él fuera presidente, la guerra ya no estaría ocurriendo.

Opuesto a la ayuda adicional a Ucrania y abiertamente escéptico de la OTAN, Trump podría romper el acuerdo bilateral que Biden firmó el jueves si regresara al poder.

“Si Trump es investido al mediodía del 20 de enero del próximo año, alrededor de las 12:05 podría haber disuelto este acuerdo en su totalidad”, dijo John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump. “Entonces, si no puedes vincular a un futuro presidente que no quiere estar vinculado, y eso incluye salir de tratados, que esto ni siquiera es un tratado, creo que puede haber un poco de desventaja aquí cuando Trump se entere de esto y concluya que están tratando de encerrarlo, eso solo lo irritará más”.

Tal movimiento estaría en línea con las decisiones de Trump durante su mandato anterior de abandonar acuerdos de política exterior negociados por su predecesor demócrata, incluido el acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear con Irán. Pocos diplomáticos europeos tienen esperanzas de un cambio de táctica una segunda vez.

Los recuerdos de esos años aún están frescos para algunos líderes del G7 y han ayudado a impulsar la urgencia de encontrar formas de canalizar apoyo a Ucrania en la cumbre de este año, antes del posible regreso de Trump.

Hablando en la conferencia de prensa con Biden, Zelensky dijo que dependía del pueblo estadounidense demostrarle a su líder – quienquiera que sea – que apoyar a Ucrania es una prioridad.

“Me parece que sin importar a quién elija la nación, en primer lugar, me parece que todo depende de la unidad dentro de este o aquel estado”, dijo a través de un traductor. “Y si la gente está con nosotros, cualquier líder estará con nosotros en esta lucha por la libertad”.

Las próximas elecciones estadounidenses generan urgencia

La próxima elección ayudó a crear un impulso para finalizar un plan largamente debatido para otorgar a Ucrania un préstamo de $50 mil millones utilizando intereses ganados en activos rusos congelados. Diplomáticos estadounidenses y europeos habían estado trabajando en los detalles técnicos de tal propuesta durante meses.

Los funcionarios europeos inicialmente fueron reacios, planteando preocupaciones de que podrían tener que asumir la responsabilidad si Ucrania no pagaba el préstamo, las inversiones generaban menos ganancias o los activos se devolvían a Rusia como parte de un acuerdo de paz.

Sin embargo, con la incertidumbre que rodea cualquier apoyo estadounidense en el futuro, el tiempo para actuar parecía corto. Que las diferencias se resolvieran durante unas elecciones estadounidenses intensas, en las que uno de los candidatos se opone abiertamente a proporcionar más ayuda a Ucrania, no pasó desapercibido para muchos de los negociadores.

“Hubo un reconocimiento compartido aquí en Puglia por cada miembro del G7 de que la situación en el campo de batalla sigue siendo difícil, y que si la guerra continúa, Ucrania todavía va a tener una gran necesidad financiera el próximo año y más allá, y que esta cumbre es nuestra mejor oportunidad para actuar colectivamente para cerrar la brecha”, dijo un alto funcionario de la administración estadounidense. “Este acuerdo es una señal de las principales democracias del mundo de que no nos vamos a cansar de defender la libertad de Ucrania, y que Putin no nos superará”.

Los funcionarios dijeron que Ucrania recibiría los primeros pagos del esquema en algún momento de este año, pero necesitaría tiempo adicional para utilizar todo el dinero enviado.

“Es un mensaje muy fuerte para asegurarse de que no seamos nosotros quienes paguemos por los daños rusos, sino que sea Rusia quien tenga que pagar”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El acuerdo de seguridad enfrenta un futuro incierto en una presidencia de Trump

El acuerdo, al final, trataba de más que solo dinero. En la mente de Biden, era una prueba de que aliados con ideas afines pueden superar diferencias por el bien mayor — en este caso, ayudar a una nación democrática sitiada a reconstruir su infraestructura tras una invasión de Rusia.

Asimismo, su decisión de firmar un acuerdo bilateral de seguridad con Zelensky estaba destinada a demostrar el compromiso a largo plazo de Estados Unidos – aunque el acuerdo no tenga garantía de sobrevivir si Trump gana.

El acuerdo sigue a meses de negociaciones entre Estados Unidos y Ucrania y compromete a Estados Unidos por 10 años a continuar entrenando a las fuerzas armadas de Ucrania, más cooperación en la producción de armas y equipos militares, la continua provisión de asistencia militar y un mayor intercambio de inteligencia.

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, llamó al pacto un “marcador real” del compromiso estadounidense con Ucrania “no solo para este mes y este año, sino para los muchos años venideros”.