El presidente de la NCAA, Charlie Baker, ex gobernador de Massachusetts, lidera la era de los atletas universitarios remunerados

Crecer en un suburbio de Boston en la década de 1960 le enseñó a Charlie Baker su primera lección política: el arte de escuchar puntos de vista opuestos, alrededor de la mesa familiar mientras su madre demócrata y su padre republicano debatían los temas del día.

Había una razón por la cual le dieron dos oídos y una boca, le decía su madre.

Es una historia que Baker contó repetidamente como gobernador de Massachusetts, y que ofrece lecciones para su trabajo como presidente de la NCAA, el organismo rector más grande del país que supervisa a unos 500,000 atletas en más de 1,100 escuelas.

A principios de este mes, el exjugador de baloncesto de Harvard, de 6 pies 6 pulgadas, describió una visión para una nueva subdivisión de la NCAA en la cima del deporte universitario en una carta que envió a las más de 350 escuelas de la División I. Fue un intento en parte para lidiar con uno de los temas más delicados que enfrenta la NCAA: cómo compensar mejor a los atletas universitarios.

Baker dijo que su propuesta requeriría que las escuelas que deseen formar parte de la nueva categoría se comprometan a pagar a los atletas decenas de miles de dólares al año a través de un fondo fiduciario. También sugirió que todas las escuelas de la División I integren la compensación por nombre, imagen y semejanza para sus atletas a través de licencias grupales y eliminen los límites en los beneficios educativos que las escuelas pueden brindar a sus jugadores.

«Algunas personas dirán que estás yendo demasiado lejos y otras dirán que no estás yendo lo suficientemente lejos», dijo Baker.

Es parte de un esfuerzo más grande del hombre de 67 años para ayudar a persuadir a los legisladores de Washington de que la NCAA está tratando de adelantarse a sus problemas legales, ya que enfrentan desafíos antimonopolio que podrían introducir una nueva realidad en la que algunos atletas son tratados como empleados remunerados. Llegar a un acuerdo con ese futuro es una de las razones por las que la NCAA contrató a Baker.

Linda Livingstone, presidenta de la Universidad de Baylor y presidenta de la junta directiva de la NCAA, dijo que la historia de Baker como gobernador y su mandato como exdirector ejecutivo de Harvard Pilgrim Health Care demostraron una capacidad para escuchar, aprender y adaptarse.

«En ambos roles como gobernador y director ejecutivo de atención médica, estuvo en entornos muy complejos y trabajó para resolver problemas bastante difíciles que parecían intratables», dijo Livingstone, quien formó parte del equipo que contrató a Baker. Dijo que el hecho de que Baker no proviniera de los mundos de la academia ni el atletismo era otro punto a favor.

Lo que más necesita la NCAA de Baker es ayuda para encontrar un modelo que aporte más estabilidad al atletismo. Livingstone dijo que ese modelo debe proporcionar compensación a los atletas pero sin llegar a designarlos a empleados.

«Todos estamos trabajando con Charlie mientras desarrollamos estas ideas juntos», dijo.

El director deportivo de Notre Dame, Jack Swarbrick, dijo que Baker aprecia la crisis que atraviesa el deporte universitario y ha aportado una nueva urgencia al cargo.

«Está la pregunta de qué tan gobernable es la NCAA y creo que Charlie plantea esa pregunta en tiempo real, porque es un líder y gerente tan efectivo», dijo Swarbrick. «Si puede llevar a cabo el cambio, no creo que nadie más pueda».

Para Baker, navegar por aguas políticas potencialmente complicadas fue una habilidad que perfeccionó como republicano en el Massachusetts demócrata, adaptándose a un entorno político a veces hostil haciendo tantos aliados como fuera posible y eligiendo cuidadosamente sus batallas. Fue una lección que aprendió en parte durante su primera carrera por la gobernación contra el titular demócrata Deval Patrick en 2010. Durante la elección, Baker parecía demasiado conservador y un mal perdedor, dijo Erin O’Brien, profesora asociada de ciencia política en la Universidad de Massachusetts-Boston.

«Cuatro años más tarde se postuló como alguien más bipartidista, afable y creo que eso le ayudó», dijo O’Brien. «Mostró que podía aprender y cambiar de rumbo».

Aunque en ocasiones Baker se encontró en desacuerdo con algunos sindicatos, desarrolló un «amorío» público con el entonces alcalde demócrata de Boston, Marty Walsh, un exabogado laboral y actual director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de la Asociación Nacional de Hockey. «Está acostumbrado a un entorno semihostil. Está acostumbrado a trabajar con personas que no están exactamente seguras de él», dijo O’Brien. «Como gobernador, podía llegar a acuerdos con los líderes demócratas con algunos cambios menores. Con la NCAA, las escuelas asociadas no estarán satisfechas con el statu quo. Él tiene que ser más un hacedor».

Michael McCann, profesor de derecho y director del Instituto de Derecho del Entretenimiento y el Deporte de la Universidad de New Hampshire, dijo que Baker parece ser una buena opción para un trabajo casi imposible.

«Tiene la formación adecuada para lo que la NCAA necesita hacer, que es reorientarse», dijo McCann. «Es pragmático, basado en la realidad, entiende la importancia de hacer tratos».

Durante sus ocho años como gobernador, Baker enfrentó una serie de desafíos, desde lidiar con ventiscas, hasta tratar de arreglar un sistema de tránsito público tambaleante, hasta liderar al estado durante la pandemia. También atrajo la ira del expresidente Donald Trump al negarse a respaldarlo o votar por él en 2016 y 2020.

Un problema que desconcertó a Baker durante su mandato fue el estado del sistema de tránsito público del área metropolitana de Boston. Baker invirtió miles de millones en la sustitución de vías, la reparación de señales y la actualización de sistemas eléctricos, incluso cuando las autoridades lidiaron con trenes desbocados, vagones del metro echando humo y trenes de hora pico funcionando en horarios de fines de semana.

En ocasiones, el sistema parecía incorregible, al igual que la NCAA. McCann dijo que la organización ha tratado de aferrarse a un modelo que ya no resuena con el público: la idea de que los atletas de las principales escuelas son deportistas aficionados, a pesar de que el deporte universitario genera miles de millones de dólares anuales.

Baker tendrá que orientar a las escuelas hacia un nuevo modelo, dijo McCann.

«Es un gran desafío y él lo sabía. No sé si hay una persona correcta para el trabajo porque es tan desafiante», dijo. «La pregunta abierta es si es demasiado tarde para la NCAA».