El ex presidente Donald J. Trump obtuvo victorias contundentes sobre Nikki Haley el martes, que la excluyeron de la carrera, pero no parece haber ampliado su apoyo más allá de la base republicana. Muchas personas en la multitud detrás de él están levantando sus teléfonos para tomar fotos.

El ex presidente Donald J. Trump obtuvo victorias contundentes sobre Nikki Haley el martes, que la excluyeron de la carrera, pero no parece haber ampliado su apoyo más allá de la base republicana. Muchas personas en la multitud detrás de él están levantando sus teléfonos para tomar fotos.

El abrumador apoyo republicano a Donald J. Trump le ayudó a vencer a un campo de rivales en las primarias presidenciales en menos de dos meses.

Pero aún no ha conquistado a un pequeño pero crucial grupo de votantes: los hombres y mujeres que le impidieron lograr un segundo mandato en 2020.

Sus abrumadoras victorias en las primarias, incluyendo más de una docena el martes que eliminaron a Nikki Haley, han ocultado sus problemas a largo plazo con los votantes que viven en los suburbios, aquellos que se ven a sí mismos como moderados o independientes, y los republicanos que respaldaron a Joseph R. Biden Jr. en 2020.

El martes, Trump perdió en los distritos suburbanos de Virginia a pesar de ganar el estado por un abrumador 28 por ciento. En Carolina del Norte, su victoria de 51 puntos fue atenuada por márgenes mucho más estrechos en los suburbios altamente educados y acomodados alrededor de Charlotte y Raleigh.

Mientras muchos estrategas republicanos anticipan que la mayoría de los votantes de Haley eventualmente apoyarán al candidato del partido, el fracaso de Trump en atraer a estos votantes en menos de cuatro años después de que lo bloquearan para un segundo mandato plantea preguntas apremiantes sobre lo que puede hacer en los próximos ocho meses para ganárselos.

No parece estar especialmente preocupado por este desafío, amenazando recientemente con excomulgar a los donantes de su rival de su movimiento político. El miércoles, publicó en redes sociales que la Sra. Haley fue «DERROTADA anoche, de manera récord», mientras invitaba a «todos los seguidores de Haley a unirse al movimiento más grande en la historia de nuestra Nación».

La incapacidad de Trump para ampliar su apoyo se encuentra entre las mayores amenazas para los esfuerzos de su partido por recuperar la presidencia. Notablemente, Haley parecía ser una candidata más fuerte en noviembre: las encuestas, incluida una reciente encuesta del New York Times/Siena College, sugerían que habría tenido más facilidad para desbancar a Biden.

Pero los votantes republicanos no están resistiendo los riesgos electorales de Trump. Están corriendo hacia ellos.

A lo largo de la carrera primaria republicana y en las contiendas del Supermartes de esta semana, Trump acumuló amplios márgenes de victoria. Los votantes se agruparon alrededor de él incluso cuando enfrentaba 91 cargos penales en cuatro casos criminales, y pasaban por alto las decepcionantes elecciones de su partido bajo su liderazgo en 2018, 2020 y 2022.

Su victoria el mes pasado en Iowa, el primer concurso de nominación, fue declarada antes de que muchos asistentes a las asambleas hubieran emitido su voto, una metáfora adecuada para la sensación de inevitabilidad que llevó con orgullo a la carrera. Las primarias republicanas en New Hampshire y Carolina del Sur atrajeron una participación récord, gracias en su mayoría a los votantes de Trump, y arrasó en todos los estados del Supermartes excepto Vermont, donde la Sra. Haley ganó gracias al alto porcentaje de votantes con educación universitaria en ese pequeño estado.

«Esa es la gran lección de los estados primarios hasta ahora: Hay un número significativo de votantes republicanos que querían una opción en este proceso primario, y son personas a las que el expresidente tiene que ganarse para noviembre», dijo Rob Godfrey, quien fue uno de los principales asesores de la Sra. Haley cuando era gobernadora de Carolina del Sur y asesor principal de la campaña de reelección del gobernador Henry McMaster en 2022. «Puede hacerlo si dirige una campaña disciplinada en políticas y no en personalidad, y que se centre en los fallos percibidos de su oponente».

La campaña de Trump espera centrarse en gran medida en movilizar a sus seguidores, pero buscará formas de llegar a los republicanos descontentos. El ex presidente ha estado buscando volver a calibrar su posición sobre los derechos al aborto, con los republicanos aún sintiendo las consecuencias de la revocación de Roe v. Wade por una mayoría conservadora en la Corte Suprema que él ayudó a impulsar.

Biden, por su parte, está luchando por mantener unida su coalición ganadora de 2020. Es significativamente menos popular de lo que era hace cuatro años, y las encuestas muestran que los demócratas son escépticos sobre su segunda campaña.

Solo el 83 por ciento de los votantes que respaldaron a Biden en 2020 dijo que lo haría nuevamente este año, en marcado contraste con el 97 por ciento de los votantes de Trump que planean seguir apoyando al expresidente, según la encuesta del Times/Siena publicada la semana pasada.

La edad de Biden, su apoyo a Israel en su guerra en Gaza y la persistente inquietud económica han mermado su respaldo entre los jóvenes demócratas, los votantes negros y los progresistas.

“Podemos aprender un poco de estas primarias: en primer lugar, Trump ha revitalizado su base”, dijo Adam Geller, un antiguo encuestador republicano que ha trabajado en campañas anteriores de Trump y super PACs. «Pero más allá de eso, está por verse, porque todas las encuestas públicas muestran que los votantes moderados en las elecciones generales aún no están listos para regalarle un ramo de rosas ni a Trump ni a Biden».

Pero mientras muchos de los desafíos de Biden giran en torno a la política, Trump enfrenta dudas más persistentes sobre su personalidad y temperamento que lo han perseguido durante años.

Cory Barnett, de 48 años, médico en Nashville, Tennessee, que generalmente apoya a los republicanos, dijo que preferiría ver un segundo mandato para Biden que para Trump. Votó el martes por la Sra. Haley, aunque sabía que el expresidente estaba en un claro camino hacia la nominación.

Trump ha alejado a los moderados suburbanos desde su toma del control del Partido Republicano en 2016. Aún no ha logrado recuperarlos.

En los suburbios, Trump dividió el voto con la Sra. Haley en Iowa y New Hampshire, a pesar de que ganó ambos estados con facilidad. Ganó en los suburbios de Carolina del Sur, pero por un margen más pequeño que su victoria general en el estado.

Esas tendencias continuaron el martes en Virginia, donde la Sra. Haley ganó en los distritos suburbanos por 1.8 puntos porcentuales a pesar de perder el estado por 28 puntos.

En Carolina del Norte, donde Trump obtuvo una victoria fácil del 74 por ciento al 23 por ciento, solo terminó siete puntos por delante en el condado de Mecklenburg, hogar de Charlotte y sus suburbios. La Sra. Haley también redujo significativamente su ventaja en los condados de Durham, Orange y Wake, áreas suburbanas altamente educadas y acomodadas donde los demócratas ven una oportunidad para competir en el estado.

«Trump no puede ampliar su alcance más allá de la base MAGA», escribieron dos de los principales asesores de la campaña de Biden, Jennifer O’Malley Dillon y Julie Chávez Rodríguez, en un memorando el miércoles. «En encuesta tras encuesta de salida, solo ha consolidado el apoyo entre los votantes más conservadores».

En Minnesota, donde Trump ganó por 40 puntos, la Sra. Haley terminó a menos de 10 puntos de él en los condados de Hennepin y Ramsey, que incluyen Minneapolis, St. Paul y la primera franja de los suburbios de las ciudades.

La derrota de Trump en 2020 fue impulsada en parte por los votantes independientes, que se desencantaron con él después de ayudarlo a ganar su campaña de 2016. La encuesta más reciente del Times/Siena mostró que los votantes independientes se dividieron, 42 por ciento a 42 por ciento, en un nuevo enfrentamiento entre Biden y Trump, pero los resultados de las primarias señalan luchas persistentes para el expresidente con estos votantes.

En New Hampshire en enero, la Sra. Haley ganó a los independientes por 58 por ciento a 39 por ciento, según las encuestas de salida. El martes, ella ganó estrechamente a los independientes en Virginia por 49 por ciento a 48 por ciento.

Lillard Teasley, de 60 años, dueño de un pequeño negocio en Nashville que se considera conservador, dijo que no estaba apoyando a Trump el martes, pero sugirió que eso podría cambiar en noviembre.

«Soy cualquier cosa menos Biden», dijo.