Biden apuntó a demostrar a los escépticos estadounidenses y globales con su discurso en la OTAN

Biden apuntó a demostrar a los escépticos estadounidenses y globales con su discurso en la OTAN

Con los ojos del mundo puestos en él, el presidente Joe Biden pronunció un discurso enérgico para abrir la cumbre de la OTAN en Washington, con el objetivo de revertir las dudas sobre su capacidad para el trabajo a nivel nacional, mientras presumía que su liderazgo revitalizó la histórica alianza y salvó a Ucrania.

El discurso, que marcó el inicio de tres días de reuniones de alto perfil en la calurosa capital estadounidense, sirvió tanto como una prueba política como geopolítica para Biden. Con cada discurso, debe demostrar que la edad es solo un número y que su tambaleante desempeño en el debate contra el ex presidente Donald Trump fue solo una mala noche. Y con cada aparición en la cumbre de la OTAN esta semana, Biden debe demostrar que aún puede reunir aliados para apoyar a Ucrania a largo plazo.

«Ucrania puede y detendrá a Putin», dijo en el ornamentado Auditorio Mellon en Washington. «Rusia no prevalecerá. Ucrania prevalecerá».

++++

El presidente no titubeó en sus palabras como a menudo lo hace durante sus discursos. Fue claro y contundente, mostrándose energizado por el transatlanticismo que ha abrazado a lo largo de su carrera política.

El discurso fue más que una cuestión de atmósfera. Biden aprovechó la ocasión para anunciar la entrega de nuevos sistemas de defensa aérea para Ucrania, una de las principales solicitudes de Kiev para esta cumbre. Estados Unidos y cuatro aliados de la OTAN —Países Bajos, Alemania, Italia y Rumania— enviarán este año cuatro sistemas de defensa aérea Patriot y componentes relacionados, así como un sistema SAMP/T. En los próximos meses, Washington y sus socios también entregarán decenas de sistemas tácticos adicionales de defensa aérea para fortalecer la seguridad de Ucrania y se espera hacer anuncios similares más adelante en el año.++++

Una parte crítica del nuevo paquete de asistencia verá a algunos países que han ordenado misiles de defensa aérea de empresas estadounidenses relegados en la lista, ya que suministrar esos interceptores a Ucrania será una prioridad.

«No se equivoquen: Rusia está fracasando en esta guerra», declaró Biden antes de señalar que 350,000 soldados rusos han sido muertos o heridos, con otro millón de personas huyendo del país. «Cuando comenzó esta guerra sin sentido, Ucrania era un país libre. Hoy sigue siendo un país libre, y la guerra terminará con Ucrania siendo un país libre e independiente».

En una declaración conjunta publicada poco después de los comentarios de Biden, el presidente y los líderes de Países Bajos, Alemania, Italia, Rumania y Ucrania dijeron: «Nuestro mensaje a Moscú y al mundo es claro: nuestro apoyo a Ucrania es fuerte e inquebrantable».

El movimiento pone fin a meses de búsqueda liderada por Estados Unidos de sistemas de defensa aérea para enviar a Ucrania y negociaciones sobre cómo adquirirlos. Algunas naciones no querían desprenderse de armas defensivas sofisticadas, al menos no antes de encontrar cómo reemplazarlas. La semana pasada, un funcionario de alto rango de la administración Biden dijo a POLITICO «estamos sacudiendo los árboles y vamos a conseguir el mayor número posible».

El aumento en las defensas aéreas estaba en lo alto de la lista de Ucrania, ya que el arsenal superior de Rusia le permitió bombardear ciudades y objetivos militares clave. El lunes, Rusia abrumó las defensas de Ucrania en Kiev, lanzando un ataque mortal contra un hospital infantil, uno de los más grandes de Europa, lo que llevó a que los pacientes sobrevivientes recibieran tratamientos contra el cáncer en la calle.

Andriy Yermak, jefe de la oficina del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy, dijo a reporteros de POLITICO antes del anuncio que estaba contento de que su país recibiera más apoyo, pero lamentó que la entrega fuera «demorada» innecesariamente y que debería haberse completado mucho antes. «Ahora es necesario cerrar nuestras ciudades», dijo, afirmando que estos y futuros traslados de sistemas de defensa aérea protegerán mejor contra misiles rusos y disuadirán futuros bombardeos.

Biden seguirá bajo un microscopio esta semana mientras maneja una agenda ocupada, incluyendo un miércoles repleto y una rara conferencia de prensa el jueves, donde enfrentará preguntas sobre su edad y agudeza mental.

Biden utilizará los días siguientes para tranquilizar a los aliados de la OTAN —y a los inquietos demócratas en casa— de que está a la altura del trabajo de derrotar a Trump, mientras los jefes de estado de Europa y América del Norte se preparan para la posibilidad del regreso de su predecesor. El presidente ha dicho que la cumbre es un buen lugar para juzgar sus habilidades y ha señalado su liderazgo en la obtención del apoyo de la OTAN para Ucrania como evidencia de que está capacitado para servir cuatro años más.

Con la posibilidad del regreso al poder de Trump acechando, el presidente ha destacado repetidamente su compromiso con la OTAN, advirtiendo a los votantes que su predecesor abandonaría la alianza si regresa a la Casa Blanca.

A diferencia de 2016, los aliados de la OTAN se están preparando activamente para gestionar el regreso de una administración Trump escéptica hacia la OTAN. Los funcionarios de la OTAN están aumentando la producción de armas, consultando con los asesores de Trump y celebrando reuniones para prepararse para el regreso del ex presidente y con eso, un enfoque centrado en «América primero», enfocado en la contención y un profundo escepticismo hacia Europa.