A la deriva por sanciones: 53 petroleros rusos varados y ociosos por todo el mundo.

Desde las frías aguas del Mar Báltico de Rusia hasta las costas del Pacífico en Vladivostok, decenas de petroleros que antes transportaban el petróleo de Moscú ahora están vacíos e inactivos.

Estos barcos se han vuelto inactivos después de ser golpeados con sanciones de Estados Unidos, Reino Unido y Europa que comenzaron a aumentar en octubre de 2023. Algunos fueron señalados por violar un límite de precio del Grupo de los Siete en las exportaciones de petróleo ruso, otros por pertenecer a la empresa estatal de tanqueros Sovcomflot PJSC. Otro lote fue designado por el riesgo ambiental que representan.

Los barcos inactivos demuestran que Occidente tiene palancas, si decide accionarlas, que pueden interrumpir el transporte de petróleo ruso. Casi todos los 53 barcos que han sido sancionados desde octubre de 2023 han fracasado en recoger cualquier cargamento desde entonces. Aquellos pocos que han cargado luego buscaron ocultar sus actividades posteriores, recurriendo a apagar los sistemas de rastreo automático y cambiar cargamentos de un barco a otro mientras estaban ocultos a la vista.

Sin embargo, el hecho de que las tarifas de flete, incluida la parte directamente atribuible a las sanciones, estén cayendo, es la prueba crítica de que las sanciones están interrumpiendo los petroleros pero no están aumentando realmente los costos de Rusia para cada cargamento individual.

Esta historia utiliza datos de rastreo de tanqueros compilados por Bloomberg para proporcionar una explicación del efecto que han tenido esas sanciones hasta ahora.

Las primeras acciones contra la flota de petroleros de Rusia fueron tomadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de Estados Unidos. Sus medidas iniciales contra barcos individuales se impusieron en octubre, con otros siete sancionados para finales de ese año. Impuso otros 32 este año pero eliminó uno de su lista.

Los primeros fueron señalados porque utilizaban proveedores de servicios con sede en Estados Unidos mientras transportaban petróleo de origen ruso que se vendía a un precio por encima del límite del G-7 de $60 por barril. Luego, en febrero, poco después del segundo aniversario de la invasión de Ucrania por Moscú, otros 14 fueron designados por ser propiedad de Sovcomflot.

El Reino Unido fue el siguiente en intervenir, apuntando a cuatro barcos el 13 de junio en un intento de frenar las actividades de la llamada «flota sombra», un gran grupo de tanqueros que evita las sanciones moviéndose principalmente fuera de la órbita de las jurisdicciones occidentales. Esto marcó un cambio en las tácticas occidentales: los barcos fueron sancionados por primera vez explícitamente por pertenecer a la flota sombra.

La Unión Europea fue la última en actuar, sancionando 13 buques petroleros menos de dos semanas después que el Reino Unido, el 25 de junio. También designó barcos de la flota sombra.

En total, 41 de los 53 tanqueros sancionados están clasificados como tanqueros de crudo o crudo/productos. Esto equivale a aproximadamente el 7.5% de la flota de barcos observados cargando crudo ruso desde el inicio de 2023, muestran datos de rastreo de barcos compilados por Bloomberg.

Los buques sancionados han tenido dificultades para comerciar como lo harían normalmente. Solo tres de ellos han cargado cargamentos desde que fueron designados, según datos de rastreo de barcos compilados por Bloomberg y reportes de agentes portuarios.

Los barcos inactivos se han congregado en varios lugares alrededor del mundo.

Seis petroleros de crudo están anclados en el Mar Báltico, hogar de Primorsk y Ust-Luga, dos de los terminales de exportación más grandes de Rusia. Los barcos están agrupados frente al puerto de Ust-Luga en la costa sur del Golfo de Finlandia.

NaNLos barcos en el Mar Negro estuvieron vistos por última vez en febrero o marzo, y es poco probable que hayan abandonado la región. Los barcos deben activar sus sistemas de rastreo automático al pasar por los estrechos de Bósforo y Dardanelos de Turquía y habrían sido detectados en ese momento si hubieran dejado el Mar Negro.

Anclados en las aguas frente a las ciudades portuarias de Vladivostok y Kozmino, otros cinco barcos, todos menos uno propiedad de Sovcomflot, han permanecido inactivos durante meses. Otros dos están inactivos sin destinos indicados entre las costas de Rusia y Japón.

Los astilleros chinos se han mantenido ocupados con los petroleros sancionados. Cinco de los seis petroleros vistos frente a la costa de China están en reparación allí.

Cuatro más están inactivos cerca de la costa de Corea del Sur. Uno ha estado en la zona desde que fue sancionado en enero. Los otros tres se unieron a él después de entregar cargamentos que cargaron antes de ser sancionados.

Según el rastreo realizado por TankerTrackers.com Inc., el SCF Primorye en abril, el Bratsk en mayo y el Belgorod en junio cargaron alrededor de un millón de barriles en Novorossiysk y se detectaron a través del sistema de rastreo AIS al salir del Mar Negro.

Estas maniobras podrían dar una indicación de cómo Rusia está buscando poner a trabajar a la flota sancionada y las complicaciones que ello involucra.

En resumen, la imposición de sanciones a los tanqueros rusos ha tenido un impacto claro en sus operaciones, pero también ha evidenciado la capacidad de los buques sancionados para encontrar formas alternativas de continuar operando y evadir las restricciones impuestas por Occidente. Esta situación continúa evolucionando y es fundamental seguir monitoreando de cerca los movimientos de estos barcos en el futuro.