Toyota fue allanada mientras se intensifica el escándalo de las pruebas de seguridad

El Ministerio de Transporte de Japón allanó el martes la sede del gigante del motor Toyota, mientras se intensificaba un escándalo sobre datos de seguridad defectuosos.
El mayor fabricante de automóviles del mundo se disculpó por proporcionar datos incorrectos o manipulados para las pruebas de certificación de seguridad.
El escándalo ha sacudido a la industria automovilística japonesa, y sus rivales Honda, Mazda y Suzuki también han admitido haber presentado datos erróneos.


Toyota vendió más de 11 millones de vehículos de pasajeros en 2023.
Ha dicho que los hallazgos no afectan la seguridad de los vehículos que ya están en la carretera.
La compañía suspendió la producción de tres modelos de automóviles: el Corolla Fielder, el Corolla Axio y el Yaris Cross.
También se le ha acusado de utilizar vehículos modificados durante las pruebas de colisión de seguridad, para vehículos que ya no están en producción.
Las redadas se producen un día después de que el presidente de Toyota, Akio Toyoda, se disculpara con los clientes y entusiastas de los automóviles.
Hizo una profunda reverencia y mantuvo la posición durante unos segundos, lo que es costumbre en Japón cuando las empresas se disculpan por sus irregularidades.
«Descuidamos el proceso de certificación y producimos nuestros automóviles en masa sin tomar primero las medidas de precaución adecuadas», dijo Toyoda.