Suspendiendo la Constitución y Construyendo Mega Prisiones: La Lucha de Tres Países Latinoamericanos Contra el Crimen | The Gateway Pundit

Honduras tiene planes de construir una mega prisión similar al «Centro de Confinamiento del Terrorismo» (CECOT) de El Salvador para hacer frente a los graves problemas de criminalidad y pandillas. Esta instalación, ubicada en una isla, será la única colonia penitenciaria en el hemisferio occidental.

Honduras es uno de los países más violentos del mundo, en gran parte debido a la actividad de pandillas. Tanto la MS-13 como las pandillas 18th Street están activas, con estimaciones que sugieren hasta 40,000 miembros de pandillas en el país. Estas pandillas se dedican a la extorsión, venta de drogas en las calles, robos y asesinatos por encargo. En 2022, Honduras reportó una tasa de homicidios de 34 por cada 100,000 habitantes, significativamente más alta que el promedio mundial. La corrupción generalizada dentro de las fuerzas del orden y el sistema judicial agrava el problema, dificultando la prosecución de criminales y el mantenimiento de la seguridad pública. Este ambiente de miedo y violencia conlleva impactos sociales y económicos graves, causando desplazamientos masivos a medida que muchos ciudadanos huyen de las amenazas relacionadas con las pandillas. Esta es una de las causas de la migración ilegal hacia los Estados Unidos.

La guerra latinoamericana contra el crimen comenzó con el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien construyó el Centro de Confinamiento del Terrorismo (CECOT), que abrió en 2023. Esta enorme instalación, diseñada para albergar hasta 40,000 reclusos y ser completamente inexpugnable, está operada por los guardias, no por los reclusos. Bajo la seguridad y vigilancia más estrictas, incluyendo drones y inhibidores de señales de teléfono celular, y ubicada en una zona remota, la prisión está fuertemente custodiada. Sirve como piedra angular de las políticas agresivas del presidente Bukele contra las pandillas.

Las personas con tatuajes de pandillas fueron arrestadas en masa, representando aproximadamente el 2% de la población. Los criminales más violentos, incluidos asesinos y violadores, recibieron sentencias de hasta 700 años. CECOT se ha convertido en un pilar de las políticas agresivas del presidente Bukele contra las pandillas, que han llevado a una disminución significativa de las tasas de delincuencia. Como resultado, la tasa de homicidios del país pasó de ser una de las peores del mundo a una de las más bajas. Mostrando su aprecio por la nueva seguridad del país, el pueblo reeligió al presidente Bukele por un segundo mandato en una victoria abrumadora.

Siguiendo el ejemplo de El Salvador, otros países de la región, como Honduras y Ecuador, han adoptado medidas duras similares para combatir el crimen y la violencia pandillera.

Tanto El Salvador como Honduras han designado a los miembros de pandillas como terroristas. La presidenta hondureña Xiomara Castro ha estado impulsando medidas más severas contra el crimen desde que asumió el cargo. Menos de un año en su mandato, se dio cuenta de que el marco legal existente era insuficiente para combatir efectivamente a las pandillas. En consecuencia, al igual que el presidente de El Salvador, Castro declaró un estado de excepción en varias partes del país, incluida la capital. Esta declaración suspendió temporalmente ciertos derechos y libertades constitucionales, como la libertad de movimiento, de reunión y de asociación, y permitió un aumento de la presencia y poderes policiales y militares.

El estado de excepción tiene como objetivo brindar a las fuerzas de seguridad una mayor flexibilidad para combatir a las pandillas y organizaciones criminales, permitiendo tácticas más agresivas en la arrestar y detener a presuntos miembros de pandillas y otros delincuentes sin las restricciones legales habituales. Siguiendo el ejemplo de El Salvador, Honduras propuso la construcción de una mega prisión para aliviar el hacinamiento en su notorio sistema penitenciario, conocido por sus condiciones precarias y la violencia frecuente. Al centralizar a los reclusos de alto riesgo en una instalación altamente segura, el gobierno hondureño espera aislar a los líderes de pandillas y perturbar sus operaciones, potencialmente reduciendo la violencia y las actividades delictivas tanto dentro como fuera de las prisiones. Honduras podría buscar financiamiento y apoyo internacional para este proyecto, similar al enfoque de El Salvador, que ha recibido respaldo de países interesados en la estabilidad regional.

El tercer país que está librando una guerra contra el crimen es Ecuador. El país ha estado al borde del colapso debido a un aumento de la criminalidad causado por narcotraficantes de Colombia y otros países que utilizan Ecuador como puerto de envío para llegar a los mercados estadounidenses por mar. Su ubicación estratégica entre los principales países productores de droga, Colombia y Perú, ha convertido a Ecuador en un punto de tránsito significativo para el contrabando de cocaína, atrayendo a poderosos carteles de la droga y aumentando la actividad de las pandillas dentro del país.

El presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, fue elegido debido a su firme postura contra el crimen. Desde que asumió el cargo en noviembre de 2023, ha declarado un «conflicto armado interno» contra las pandillas de drogas e implementado un estado de excepción, similar a las medidas tomadas por el presidente salvadoreño Nayib Bukele. El plan de seguridad de Noboa incluye la expansión de la autoridad militar y policial, la construcción de nuevas prisiones de alta seguridad y la deportación de presos extranjeros para reducir el hacinamiento en las cárceles. Su enfoque duro contra el crimen ha resonado con los votantes, que desean vivir en seguridad.

Los ciudadanos de El Salvador, Honduras y Ecuador han sido llevados al límite por la delincuencia rampante y han votado a favor de gobiernos dispuestos a tomar medidas enrgicas contra las actividades delictivas. Los tres países reconocieron que arrestar a los criminales, encerrarlos y usar la fuerza letal cuando sea necesario puede ser una estrategia efectiva para lidiar con el crimen. Un porcentaje significativo de delitos son cometidos por reincidentes, por lo que se espera que encarcelar a criminales violentos en la mega prisión de El Salvador o en la prisión islote planificada de Honduras provoque una disminución en las tasas de criminalidad.