Soldados rusos que regresan a casa están aumentando la delincuencia

La guerra en Ucrania desatada por Rusia ha tenido consecuencias inesperadas en el país. A medida que los hombres rusos regresan tras su participación en el conflicto, se ha desencadenado una ola de delitos que está empezando a tomar fuerza.

Según datos del Tribunal Supremo de Rusia, los delitos cometidos por miembros de las fuerzas armadas que no están vinculados a la guerra aumentaron en más del 20% el año pasado. Aunque los números totales siguen siendo pequeños y muchos de los soldados que regresan no cometen delitos, se registró un aumento en los casos de crímenes violentos, robos y transgresiones relacionadas con las drogas.

Estas cifras excluyen los delitos de decenas de miles de delincuentes liberados de la cárcel para unirse a la guerra bajo un programa establecido por el difunto líder del grupo de mercenarios de Wagner, Yevgeny Prigozhin. Aquellos que sobrevivieron seis meses en el frente pudieron obtener un perdón del presidente Vladimir Putin y regresar a Rusia como hombres libres.

La experiencia en prisión y en el frente ha dejado secuelas en estos hombres, que según el sociólogo de Kazán Iskender Yasaveev, se manifiestarán en forma de trauma durante décadas.

Los sociólogos han señalado que los niveles de criminalidad suelen aumentar tras el fin de los conflictos militares, y Rusia no parece ser la excepción después de la invasión ordenada por Putin en febrero de 2022. El regreso de los prisioneros que lucharon para Wagner es solo una señal anticipada de lo que podría ocurrir una vez que cientos de miles de hombres brutalizados por el combate regresen a la vida civil.

Aunque los delitos de menor nivel disminuyeron, el número de asesinatos y delitos sexuales, especialmente contra menores, no ha descendido en los últimos dos años. Los asaltos indecentes contra menores aumentaron un 62% en comparación con el periodo previo a la guerra, según cálculos de Bloomberg basados en datos del Tribunal Supremo.

El retorno de los reclutas de Wagner a Rusia ha impactado a los residentes de ciudades y pueblos que descubren que hombres a quienes creían cumpliendo largas condenas de prisión viven entre ellos. Personas condenadas por asesinato e incluso canibalismo han sido entre aquellos indultados.

Antes de su muerte en un accidente de avión después de liderar un motín fallido contra el Ministerio de Defensa en junio del año pasado, Prigozhin afirmó que 32,000 convictos reclutados habían regresado a Rusia desde la guerra.

Sin embargo, una ley que entró en vigencia en marzo eliminó silenciosamente el derecho a un indulto después de seis meses de servicio, obligando a los criminales que se unen a permanecer en el ejército hasta el final de la guerra, al igual que los otros reclutados en el ejército.

Aun así, muchos desertan y los crímenes relacionados con el ejército aumentaron considerablemente en 2023 en comparación con 2021, según los datos del Tribunal Supremo. La falta de información y las condiciones traumáticas en el frente han llevado a muchos a huir, como es el caso de Artyom, quien escapó después de que la mitad de su escuadrón de tropas de asalto fueran asesinados durante cuatro meses en Ucrania.

El Ministerio de Defensa ahora puede enrolar no solo a convictos, sino también a personas en detención preventiva. Un estimado de hasta 175,000 ex prisioneros en total fueron llevados al campo de batalla. Este aumento en la criminalidad puede costar a Rusia hasta un 0.6% de su producto interno bruto, según el economista de Bloomberg Economics, Alex Isakov.

El Kremlin está apostando por pagos generosos en lugar de un nuevo reclutamiento masivo para evitar el malestar público. Los soldados contratados reciben pagos mensuales de 204,000 rublos ($2,300), además de bonos de firma que pueden llegar a 1 millón de rublos.

Esta estrategia ha contribuido a una disminución a corto plazo de la criminalidad, especialmente en las provincias rusas. El descenso en los delitos registrados fue tres veces mayor en áreas con alto reclutamiento en el ejército en comparación con regiones con niveles moderados, según estimaciones de Bloomberg Economics.

Sin embargo, las autoridades enfrentan desafíos para controlar la criminalidad a medida que más convictos regresan de la guerra a la vida civil. La falta de agentes de policía en muchas regiones y el posible aumento en casos de trastorno de estrés postraumático y dificultades de integración en la sociedad plantean interrogantes sobre el futuro.

La posguerra en Rusia se avecina cargada de incertidumbre y desafíos, con un panorama donde la criminalidad podría convertirse en una de las principales amenazas para la estabilidad y el bienestar de la nación.