Mark Davis está faltando el respeto a Antonio Pierce

El actual entrenador en jefe interino de los Raiders de Las Vegas, Antonio Pierce, ha estado haciendo un trabajo notable desde que asumió el cargo. A pesar de haber logrado importantes victorias sobre equipos como los Cargadores y los Jefes, y de mantener vivas las esperanzas de clasificación a los playoffs con un récord de 7-8, el propietario Mark Davis aún no ha anunciado a Pierce como el entrenador en jefe permanente del equipo.

Esto plantea la cuestión de si el racismo sigue siendo un problema en la NFL, especialmente cuando se trata de entrenadores afroamericanos. La historia demuestra que a menudo, los entrenadores interinos afroamericanos no reciben la misma consideración que sus contrapartes blancos. Por ejemplo, entre 2010 y el año pasado, hubo 14 veces en las que un entrenador blanco ejerció bajo el título interino. En ese mismo período, nunca hubo un caso en el que un entrenador interino afroamericano fuera reemplazado por otro de la misma raza.

Es un síntoma preocupante en una liga que se jacta de promover la igualdad y la diversidad. La falta de reconocimiento a Antonio Pierce, a pesar de su sólido desempeño al mando de los Raiders, es una clara muestra de cómo persisten las barreras para los entrenadores afroamericanos.

Es crucial que la NFL, los propietarios de equipos y los administradores tomen medidas para abordar esta disparidad y brindar oportunidades equitativas para todos los entrenadores, independientemente de su raza. El rendimiento y el talento deben ser los únicos criterios para determinar quién dirige un equipo, no el color de la piel.

Antonio Pierce ha demostrado su valía como entrenador en jefe interino, y su capacidad para liderar a los Raiders de Las Vegas hacia el éxito. Es hora de que la liga y los propietarios reconozcan su talento y le otorguen la oportunidad que merece de demostrar que puede ser un exitoso entrenador en jefe a largo plazo en la NFL.