La película ganadora del Oscar que capturó la vida y posible muerte de Navalny

«Si te matan, si esto sucede, ¿qué mensaje le dejarás al pueblo ruso?»

Esta es la primera pregunta que le plantea a Alexei Navalny el director canadiense Daniel Roher en el documental Navalny, ganador del Oscar de 2022.

«Vamos Daniel, no», responde Navalny, sonriendo.

«De ninguna manera. Es como si estuvieras haciendo una película sobre el caso de mi muerte».

Esas palabras ahora han adquirido una nueva intensidad con la noticia de que el activista político ruso de 47 años murió en una cárcel del Círculo Polar Ártico el viernes.

Las autoridades penitenciarias rusas dijeron que el crítico del Kremlin se había sentido mal después de una caminata. El equipo de Navalny dice que las autoridades rusas están reteniendo intencionalmente su cuerpo para poder «cubrir rastros».

A pesar de los claros peligros que enfrentaba Navalny en Rusia, Roher le dijo a la BBC que todavía estaba en completo shock cuando escuchó la noticia de la muerte de su amigo.

«En este momento que estamos ocupando, esta nube de tristeza y dolor que me golpea, es impactante para mí», dijo Roher a la BBC.

«Me quedé estupefacto cuando escuché la noticia, a pesar de que cualquiera que vea la película no debería sorprenderse, no debería ser una sorpresa».

Roher describió cómo se desarrolló su amistad con Navalny durante el proyecto cinematográfico.

«Creo que nuestro respeto mutuo se basaba en un sentido del humor compartido: es un hombre muy divertido, le gusta reír. A los 10 segundos de conocernos ya se estaba burlando de mí y haciendo chistes a mi costa, lo cual es mi lenguaje del amor, así que lo estaba devolviendo», dijo el Sr. Roher.

La película sigue a Navalny mientras él y su equipo desentrañan un complot para envenenarlo con el mortal agente nervioso Novichok.

En agosto de 2020, se desplomó durante un vuelo sobre Siberia y fue trasladado de urgencia al hospital de Omsk, un aterrizaje de emergencia que le salvó la vida. Los funcionarios rusos finalmente permitieron que lo trasladaran en avión a Berlín para recibir tratamiento.

El gobierno alemán reveló que las pruebas realizadas por el ejército encontraron «pruebas inequívocas de un agente químico de guerra nerviosa del grupo Novichok».

El Kremlin negó cualquier implicación y rechazó el hallazgo de Novichok. Muchos se mostraron escépticos, incluido el propio Navalny, que se embarcó en su propia investigación con un equipo de periodistas.