La exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca, Alyssa Farah Griffin, ha revelado que Donald Trump repetidamente reflexionaba en voz alta sobre ejecutar a personas en varias reuniones mientras ella trabajaba para él durante su presidencia.

La exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca, Alyssa Farah Griffin, ha revelado que Donald Trump repetidamente reflexionaba en voz alta sobre ejecutar a personas en varias reuniones mientras ella trabajaba para él durante su presidencia.

La afirmación de Griffin, que hizo en una grabación de un podcast con Mediaite lanzada el viernes, probablemente aumentará las preocupaciones de que un regreso de Trump a la Oficina Oval podría caracterizarse principalmente por represalias políticas.

La exdirectora de comunicaciones de la administración Trump le dijo al medio que había estado en una reunión en la que él «dijo directamente que un miembro del personal que filtró… debería ser ejecutado», refiriéndose a un informe con fuente anónima de que el expresidente había ido a un búnker seguro en la Casa Blanca en el apogeo de las protestas por la justicia racial provocadas por el asesinato de George Floyd a manos de un policía de Minneapolis.

«Hubo otras donde hablamos sobre ejecutar a personas», dijo Griffin.

En respuesta a los comentarios de Griffin, el portavoz de Trump, Steven Cheung, dijo a Newsweek: «Como ha dicho el presidente Trump, la mejor venganza es el éxito y la prosperidad de todos los estadounidenses».

Según la constitución, un presidente no tiene poder directo para imponer la pena de muerte. Pero el presidente tiene el poder de nombrar fiscales generales que supervisan decisiones clave sobre la pena de muerte federal.

Los rumores sobre el interés de Trump en ejecuciones sumarias han circulado durante años. Mientras se preparaba para postularse para una segunda presidencia en noviembre, Trump supuestamente preguntó a tres personas: «¿Qué piensan de los pelotones de fusilamiento?» Y ha respaldado repetidamente la ampliación del uso de la pena de muerte federal.

Según Rolling Stone, Trump también ha reflexionado sobre traer de vuelta la horca y la guillotina, todo mientras se televisaba su uso, porque «ayudaría a infundir el temor de Dios en los criminales violentos».

Un portavoz de Trump dijo en ese momento a Rolling Stone que «o estas personas están fabricando mentiras de la nada» o el medio «se está dejando engañar por estos idiotas».

Pero la campaña de Trump 2024 también ha dicho que si el expresidente regresara al cargo, «pediría que todos los que vendan drogas, sean atrapados vendiendo drogas, reciban la pena de muerte por su dolor».

Durante los últimos tres meses del primer mandato de Trump, EE. UU. ejecutó a 13 prisioneros federales por inyección letal, una aceleración significativa en el uso de la pena de muerte por parte del gobierno federal.

Antes de eso, solo tres personas habían sido ejecutadas desde 1963. Pero bajo la administración Trump, el gobierno federal permitió cualquier método de ejecución que fuera legal en el estado donde se llevaba a cabo la pena de muerte.

La prisión federal de Terre Haute en Indiana, donde el bombardero de Oklahoma Timothy McVeigh fue ejecutado en 2001, ha utilizado la horca, la electrocución y la inyección letal.

El fiscal general de Trump, Bill Barr, ha dicho que si Trump hubiera ganado un segundo mandato en 2020, había una «expectativa» de que el uso de la pena de muerte federal continuara a un ritmo acelerado.

La afirmación de Griffin de que Trump pidió la ejecución de un miembro del personal de la Casa Blanca está vagamente corroborada por Barr durante una entrevista que dio a CNN en abril, en la que recordó que Trump había estado «muy enojado» por la filtración del búnker de la Casa Blanca.

Barr dijo que no podía recordar si Trump específicamente pidió que alguien fuera ejecutado y dudaba que alguna vez se hubiera llevado a cabo. Pero también dijo que «no disputaría» que Trump hubiera pedido que alguien fuera ejecutado por la filtración del búnker.

Griffin dejó la Casa Blanca en diciembre de 2020, semanas después de que Trump perdiera la elección ante Joe Biden pero se negara a aceptar la legitimidad del resultado. Ahora es comentarista de CNN y copresentadora del programa de entrevistas de NBC The View.

Donald Trump ha hecho un punto en los últimos meses de burlarse de su rival Joe Biden por estar cognitivamente deteriorado, ridiculizando al presidente estadounidense de 81 años por sus tropiezos verbales y acusándolo de caer tanto al subir como al bajar escaleras.

Pero las personas que viven en casas de vidrio no deberían lanzar piedras.

El sábado por la noche, Trump, quien cumplió 78 años el viernes, retomó el tema durante un discurso en Detroit, Michigan, ante el grupo de derecha Turning Point Action. Sarcásticamente dijo que Biden «ni siquiera sabe qué significa la palabra ‘inflación'», y desafió a su rival en las elecciones de 2024 a realizarse una prueba cognitiva como la que él se había hecho cuando estaba en la Casa Blanca.

Trump le dijo a su audiencia que había «pasado» la prueba cognitiva siguiendo el consejo del entonces médico presidencial, un miembro republicano del Congreso a quien nombró como Ronny Johnson. «¿Alguien ha oído hablar de Ronny Johnson, congresista de Texas?» preguntó a la multitud.

«Él era el médico de la Casa Blanca, y dijo que yo era el presidente más saludable, cree, en la historia. Así que me gustó mucho.»

El Ronny Johnson que administró la prueba de Trump era de hecho Ronny Jackson, quien representa el distrito congresional 13 de Texas. Jackson ha sido uno de los defensores más leales de Trump desde que ingresó a la Cámara de Representantes de EE.UU. en 2021.