La eterna lucha entre el software de código abierto y el software propietario

Cada vez que el caos envuelve a una tecnología propietaria en la que confían millones, la reacción predeterminada de muchos parece ser: «Hey, vamos a ver qué ofrece el mundo de código abierto.»

Un ejemplo: el constante deterioro de X (Twitter) desde que Elon Musk asumió el cargo el año pasado llevó a muchos a buscar alternativas «abiertas», ya sea Mastodon o Bluesky.

Este escenario se hizo demasiado familiar a lo largo de 2023, a medida que las tecnologías establecidas en las que confían millones atravesaron una curva de caos, haciendo que la gente se diera cuenta de lo dependientes que son de una plataforma propietaria sobre la que tienen poco control.

El fiasco de OpenAI en noviembre, donde el destacado creador de ChatGPT perdió temporalmente a sus cofundadores, incluido el CEO Sam Altman, causó cinco días de caos que culminaron en Altman regresando a la dirección de OpenAI. Pero solo después de que las empresas que habían construido productos basados en los grandes modelos de lenguaje GPT-X de OpenAI comenzaran a cuestionar la prudencia de apostar todo a OpenAI, con alternativas «abiertas» como la familia de modelos de lenguaje Llama de Meta bien posicionada para capitalizar.

Incluso Google aparentemente reconoció que «abierto» puede superar a «propio» en inteligencia artificial, con un memo interno filtrado escrito por un investigador que expresaba temores de que el código abierto, estaba en el frente. «No tenemos un barrera y tampoco OpenAI», señaló el memo.

La fallida oferta de megamillonaria de Adobe para comprar a su rival Figma fue un beneficio para el retador de código abierto Penpot, que vio como crecían sus registros ante el temor de que Adobe pudiera desencadenar una lluvia corporativa sobre el desfile proverbial de Figma.

Y cuando el motor de juegos multiplataforma Unity presentó una controvertida nueva estructura de tarifas, los desarrolladores enloquecieron, calificando los cambios de destructivos e injustos. El impacto hizo que Unity diera un giro rápido, pero solo después de que una parte de la comunidad de desarrolladores comenzara a explorar la alternativa de código abierto Godot, que ahora tiene una empresa comercial impulsando el desarrollo principal.

Pero si bien todo esto ayudó a resaltar la eterna lucha entre el mundo del software de código abierto y propietario, las luchas dentro de la comunidad de código abierto una vez más quedaron al descubierto, con las empresas propietarias típicamente siendo la causa raíz de la confusión.

El factor (no tan) de código abierto

En agosto, HashiCorp cambió su popular software de «infraestructura como código» Terraform de una licencia «copyleft» de código abierto a la licencia de fuente disponible Business Source License (BSL), que impone mayores restricciones sobre cómo terceros pueden comercializar el software, especialmente cuando podría competir con HashiCorp. La razón del cambio? Algunos vendedores de terceros se beneficiaban del desarrollo impulsado por la comunidad de Terraform sin devolver nada, dijo HashiCorp.

Esto llevó a una facción liderada por proveedores a bifurcar el proyecto original de Terraform y seguir adelante con OpenTF, que eventualmente cambio su nombre a OpenTofu con la Fundación Linux como organismo rector. Si bien HashiCorp estaba perfectamente en su derecho de realizar el cambio de licencia y proteger sus intereses comerciales, también creó incertidumbre entre muchos de sus usuarios.

HashiCorp está lejos de ser la primera empresa en realizar tales cambios, por supuesto. La plataforma de gestión de rendimiento de aplicaciones (APM) Sentry cambió de una licencia de código abierto BSD 3-Clause a BSL en 2019 por razones similares a las citadas por HashiCorp. Sin embargo, este año Sentry creó una licencia completamente nueva llamada Functional Source License (FSL) diseñada para «conceder libertad sin dañar el aprovechamiento gratuito», dijo la empresa en su momento. Es un poco como el BSL, pero con algunas modificaciones; por ejemplo, los productos con licencia FSL vuelven automáticamente a una licencia de código abierto Apache después de dos años, en comparación con cuatro años en BSL.

Nuevamente, esto pone de manifiesto la lucha perenne de las empresas que buscan adoptar el ethos de código abierto sin comprometer sus intereses comerciales.

«Hay una larga historia de empresas con bolsillos más profundos y más recursos que se aprovechan de las empresas de código abierto tradicionales», dijo Chad Whitacre, jefe de código abierto de Sentry, en noviembre. «Las empresas de código abierto, independientemente de la licencia o la definición pedante, se han vuelto cada vez más dependientes de ser respaldadas por empresas como las que confían en su código».

Y al igual que Grafana, Element transitó el protocolo de comunicacion decentralizado Matrix de una licencia de código abierto completamente permisiva Apache 2.0 a una licencia de código abierto AGPL menos permisiva, lo que obliga a que todos los proyectos derivados mantengan la misma licencia, un importante disuasivo para las empresas comerciales que buscan desarrollar productos propietarios.

Element dijo que el costo de mantener Matrix, al que realiza la gran mayoría de contribuciones, la obligó a tomar esta decisión en un momento en que los modelos comerciales de otras empresas estaban diseñados en torno a la creación de software de Matrix propietario, sin incurrir en los costos que Element debía soportar para mantener Matrix. «Hemos tenido éxito en que Matrix sea increíblemente exitoso, pero Element está perdiendo su capacidad para competir en el ecosistema que ha creado», escribió la empresa en ese momento.

Este cambio de licencia efectivamente significaba que las empresas que usaban Matrix tendrían que contribuir su código al proyecto… o pagarle a Element por una licencia comercial para seguir utilizando el producto de forma propietaria.

Así, por un lado, las empresas, consumidores y desarrolladores han visto cómo confiar completamente en plataformas propietarias puede llevar a un bloqueo por parte del proveedor y consecuencias desastrosas cuando las cosas no salen bien. Pero por otro lado, las empresas construidas sobre cimientos sólidos de código abierto pueden fácilmente cambiar los términos de compromiso, todo en nombre del proteccionismo comercial.

Todo esto, por supuesto, no es nada nuevo. Pero los últimos 12 meses realmente han subrayado tanto el poder como los peligros del software de código abierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *