La élite del Kremlin está compitiendo febrilmente por posiciones en el nuevo mandato de Vladimir Putin, ya que el presidente se rodea de leales para llevar a cabo su guerra en Ucrania.

La élite del Kremlin está compitiendo febrilmente por posiciones en el nuevo mandato de Vladimir Putin, ya que el presidente se rodea de leales para llevar a cabo su guerra en Ucrania.

Según personas cercanas a la administración presidencial y al gobierno, después de las elecciones de esta semana, Putin podría llevar a cabo una importante reorganización gubernamental por primera vez desde 2020. Aunque el Kremlin aún no ha finalizado una lista de nombres y nombramientos, varias modificaciones potenciales son probables mientras el presidente busca renovar su equipo al inicio de otros seis años en el poder, según dijeron las personas.

Gústele o no a uno, Vladimir Putin, el hombre que lidera una guerra catastrófica en Ucrania, una represión brutal contra la disidencia y una deriva hacia el aislamiento en Rusia, ahora la nación más sancionada de la tierra, está a punto de ganar un quinto mandato en el Kremlin y parece tener tanto control sobre Rusia como en cualquier otro momento en los últimos 24 años.

Podría perdonarse uno por pensar lo contrario, dadas las escenas sin precedentes de desafío en toda Rusia en las semanas previas a la votación, cuando miles se congregaron en memoria de Alexey Navalny, el destacado líder opositor ruso que murió repentinamente en una colonia penal del Ártico el mes pasado.

Según un grupo de derechos humanos, cientos fueron detenidos simplemente por colocar flores en su memoria.

La represión no impidió que miles de personas determinadas asistieran a su funeral en Moscú, y aún ahora, mientras Rusia va a las urnas, con votaciones a nivel nacional de viernes a domingo, un constante flujo de dolientes pasea por su lugar de descanso en un pequeño pero continuo acto de desafío al Kremlin.

«Quizás si Alexey estuviera en la elección, votaría por él. Pero ahora no hay nadie», dijo un hombre a CNN en inglés roto fuera de las puertas del cementerio donde descansa Navalny. Se negó a identificarse por temor a represalias.

«Iré a votar, pero ahora tal vez solo escriba su nombre», agregó, sugiriendo que estropeará su boleta.

Otros partidarios de Navalny dijeron a CNN que harían lo mismo, pero pocos creen que sea más que un gesto.

Una joven llamada Yulia, que acababa de colocar flores en la tumba de Navalny, dijo que seguía siendo optimista de que habría un cambio en Rusia, aunque no pronto.

«Aunque Alexey Navalny esté muerto, siempre hay esperanza», dijo. «Creo que siempre hay personas que no apoyan a Vladimir Putin», agregó.

Pero también hay muchos rusos que lo apoyan, al menos por ahora.

El estado paria de Putin en Occidente, donde la Corte Penal Internacional ha emitido una orden de arresto por presuntos crímenes de guerra, la llamada «operación militar especial» en Ucrania que se estima ha causado cientos de miles de bajas en ambos lados, e incluso las dificultades y represiones brutales en casa parecen apenas haber afectado sus índices de aprobación.

La última encuesta, del respetado Centro Levada de Moscú, sitúa la confianza pública en Putin en un asombroso 86%.

Por supuesto, en un país donde los críticos son rutinariamente encarcelados, exiliados o asesinados, las encuestas de opinión pública son defectuosas. Otro factor es la constante propaganda pro-Kremlin transmitida en los medios controlados por el estado, donde la mayoría de los rusos obtienen sus noticias.

Pero a medida que se acerca esta elección, no se puede descartar lo que tantos rusos ordinarios te dicen cara a cara.

En los suburbios del norte de Moscú, un vasto parque de exposiciones de la era soviética organiza «Rusia», una muestra de los logros del país en la industria y la agricultura, las artes y la guerra.

Y aunque el funeral de Navalny fue asistido por un número notable de personas, este centro de exposiciones atrae a decenas de miles de personas cada semana, muchos de ellos turistas nacionales con sus familias que visitan la capital, como peregrinos, desde los rincones más distantes de Rusia.

Todos con los que habló CNN allí eran enérgicamente pro-Putin.

«Definitivamente votaremos por Putin, hizo de Rusia un país mucho mejor», dijo Dmitry, un trabajador inmobiliario de 41 años de la República de Komi, en el extremo norte de Rusia, que estaba visitando Moscú con su esposa.

Cuando se le preguntó sobre la guerra en Ucrania y si responsabilizaba a Putin de la participación de Rusia, respondió: «No, lo apoyamos en eso. La victoria será nuestra y, si es necesario, iré a luchar también».

Sergey, un trabajador de oficina de 25 años, dijo que sentía que su trabajo era seguro y estable, con buenos beneficios de salud. Rechazó cualquier sugerencia de que las sanciones internacionales a Rusia hubieran empobrecido al país.

«Simplemente no siento ningún impacto de las sanciones como ciudadano ruso común», insistió.

Artyom, un ingeniero de diseño de 30 años y un entusiasta partidario de Putin, dijo que la guerra en Ucrania y las tensiones con Occidente habían llevado a Rusia por el camino correcto.

«Rusia necesita ser reconocida en la arena mundial; no somos un país de segunda clase», dijo.

Es una inseguridad que Putin ha sabido aprovechar con éxito durante mucho tiempo, y sus esfuerzos por fortalecer el orgullo ruso, así como por mejorar las condiciones de vida en el país, han generado un apoyo popular genuino a lo largo de muchos años.

Lo que no está claro ahora es cuánto tiempo durará ese apoyo, especialmente si aumentan las bajas en la guerra rusa, las represiones a la disidencia se intensifican y las dificultades económicas se afianzan.

Ya ha habido desafíos serios e inesperados.

Incluso antes del duelo público por Navalny, miles de rusos salieron a respaldar la nominación de un candidato presidencial contrario a la guerra, Boris Nadezhdin, cuya candidatura fue rechazada finalmente por las autoridades electorales rusas.

Pero su recopilación de decenas de miles de firmas de apoyo fue un fuerte recordatorio de que, aunque el resultado de la próxima elección presidencial en Rusia puede ser inevitable, la popularidad de Putin entre los rusos comunes podría enfrentar eventualmente un desafío serio.