La deuda de $34 trillones de dolares de EE. UU es casi tan grande como su propia economía y aún no hay plan para solucionarlo

Las autoridades de varias instituciones advierten que se acerca un punto de inflexión y empeorará si se convierte en una crisis. La deuda nacional actual es casi del mismo tamaño que toda la economía de los Estados Unidos, que es aproximadamente de $27,3 billones, según un informe del Consejo de Relaciones Exteriores, y está en camino de duplicarse en los próximos treinta años.

En los últimos meses, funcionarios de varias instituciones, incluido el Fondo Monetario Internacional, la Oficina de Presupuesto del Congreso y el gigante bancario Goldman Sachs, han advertido que la deuda creciente del país es un gran problema, literalmente más grande que nunca antes, y algunos temen un caos similar en los mercados que desvió la economía de la ex primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, durante su mandato en 2022.

El caos económico en el Reino Unido bajo Truss se debió a una propuesta económica radical de recortes de impuestos y endeudamiento, lo que desencadenó una convulsión en los mercados británicos, haciendo que el valor de la libra esterlina cayera y llevando a Truss a anunciar su renuncia después de apenas seis semanas como primera ministra.

En los EE. UU., los funcionarios del FMI han advertido que el gasto público y el endeudamiento provocarán un sobrecalentamiento de la economía del país, mientras que aumentan los costos de financiamiento en el resto del mundo. Phillip Swagel, director de la Oficina de Presupuesto del Congreso, dijo que la deuda del país está en una trayectoria «sin precedentes» en una entrevista con el Financial Times, y podría correr el riesgo de una crisis económica al estilo de Truss. John Waldron, presidente y director de operaciones de Goldman Sachs, expresó una preocupación similar en la Cumbre Económica Mundial de Semafor el 18 de abril.

Un colapso en los mercados al estilo de Truss en este país «es un riesgo potencial», dijo Lawrence Gillum, estratega principal de renta fija del grupo de análisis de mercado LPL Financial, especialmente «si estos déficits presupuestarios continúan ampliándose». Sin embargo, dijo, el colapso que golpeó al Reino Unido no es inminente en este país, ya que las subastas del tesoro, una de las formas en que EE. UU. minimiza la deuda, se están recibiendo bien.

La deuda nacional es, de hecho, una creciente preocupación para los estadounidenses. Según una encuesta del Pew Research Center de 2023 sobre las prioridades de política pública de la población, el 57% de los estadounidenses cree que reducir el déficit presupuestario debería ser una prioridad principal para el presidente y el Congreso este año, frente al 45% del año anterior.

La deuda nacional ahora es más alta que nunca, según el Departamento del Tesoro, y aumentó tras la respuesta del gobierno a la pandemia, subiendo de $22,7 billones en 2019 a más de $30 billones en 2022. No hay un plan para arreglarlo. «Desafortunadamente, los políticos probablemente no reaccionarán hasta que haya una crisis», dijo Gillum, agregando que «esto es una de las cosas que hemos identificado como un riesgo potencial».

La contribución más grande a la deuda nacional, junto con años de déficits presupuestarios elevados y un gasto federal colosal durante la pandemia, es el gasto en emergencias nacionales como grandes guerras y aumento de los costos de atención médica, según Krosby. «Todos los beneficios que se esperan por parte de un gran número de estadounidenses, especialmente en lo que respecta a la atención médica y la seguridad social, así como el aumento del gasto en defensa del país dado la complejidad del panorama geopolítico», contribuyen a la deuda. Es un problema que ella reconoce se ha salido de control.

En resumen, la deuda nacional y el gasto en déficit han ayudado a impulsar la economía al dar a las personas más dinero para comprar e invertir más, y «la cantidad de deuda aún no ha frenado el crecimiento económico», dijo Gillum. Sin embargo, la alta deuda aumenta «el problema de la inflación», añadió, diciendo que «ciertamente ayudó a la economía a crecer, pero también ha tenido un impacto en los precios más altos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *