La crisis inmobiliaria en EE.UU. es totalmente opuesta a la de Japón

El mercado inmobiliario de Estados Unidos ha sufrido de una falta de oferta en los últimos años, pero en Japón la situación es completamente opuesta. Con una población en declive, el número de casas vacías ha aumentado considerablemente en el país del sol naciente.

Según datos del Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones de Japón, el número de viviendas vacantes ha alcanzado los 8.99 millones, lo que representa un aumento de 500,000 desde el último censo en 2018 y un aumento del 80% desde hace 20 años. Esto significa que un récord del 13.8% de las casas en Japón están ahora vacías, con un porcentaje superior al 20% en algunas zonas rurales donde la población disminuye más rápidamente.

Entre estas cifras se incluyen segundas viviendas y otras casas que están vacías por diversos motivos, como los residentes que trabajan temporalmente en otros lugares. Sin embargo, el número de viviendas abandonadas también ha aumentado, llegando a 3.85 millones, lo que representa el 5.9% de todas las viviendas.

Según un informe del Instituto de Investigación Nomura, si no se toman medidas al respecto, la tasa de vacantes podría superar el 30.4% para el año 2033. Esto conlleva diversas problemáticas, como la acumulación de basura, el riesgo de colapso de las casas, y la atracción de personas sospechosas.

Para abordar este problema, se plantea la necesidad de aumentar la población de Japón o al menos detener su declive. Sin embargo, esto sería difícil y llevaría mucho tiempo, ya que la población ha disminuido en los últimos años. Otras opciones incluyen eliminar las viviendas vacantes, limitar la construcción de nuevas, y convertirlas en propiedades no residenciales.

Las políticas fiscales en Japón hacen que sea más barato mantener algunas casas vacías que demolerlas, y la burocracia a menudo dificulta la identificación de los propietarios. A pesar de que muchos extranjeros ven oportunidades en el mercado inmobiliario de Japón, los altos costos de renovación y las barreras del idioma pueden dificultar su adquisición.

En resumen, Japón se enfrenta a un desafío real en el sector de la vivienda debido a la creciente cantidad de casas vacías. Se necesitan medidas urgentes para abordar esta situación y evitar consecuencias negativas a largo plazo.