Joyas del desguace: 1997 Cadillac Catera

La división de Cadillac de GM estaba pasando por un momento difícil a principios de los años 90, con una avalancha de Lexus e Infinitis cruzando el Pacífico para robar a sus clientes más jóvenes, mientras que los fabricantes alemanes de alta gama se llevaban a sus clientes más mayores. Lanzar un modelo con precio de Clase S entre las líneas de ensamblaje en Turín y Hamtramck no había funcionado, ¿por qué no buscar en las filiales europeas del Imperio GM para el próximo Cadillac? Así nació el Catera, y he encontrado un raro ejemplar del primer año en un depósito de chatarra en Carolina del Norte.

Al otro lado del Atlántico, Opel y Vauxhall de GM estaban haciendo buenos negocios con prósperos compradores europeos de automóviles vendiéndoles el elegante Omega B de tracción trasera. GM decidió americanizar el Omega B y renombrarlo como el Catera. Opel no era una marca completamente desconocida para los estadounidenses en ese momento, ya que sus autos se vendían aquí con su propia marca a través de concesionarios de Buick desde mediados de los años 50 hasta finales de los años 70. Incluso después de eso, mucho del ADN de Opel se encontraba en los productos de las divisiones de GM del mercado estadounidense.

El Catera era, con mucho, el Cadillac más asequible para 1997, con un precio de venta al público inicial de $29,995 (alrededor de $59,113 en dólares de 2024). Al ser un verdadero auto alemán, lucía mucho más convincentemente europeo que el DeVille, Eldorado y Seville.

Inspirados en los patos del emblema de Cadillac, los mercadólogos de la marca se dirigieron a compradores jóvenes de autos con un pato animado y caprichoso llamado Ziggy. Sin embargo, el Catera fracasó estrepitosamente en el mercado. Lo que se vendía bien en Europa resultó no traducirse tan bien en América del Norte, especialmente al llevar las insignias de una marca históricamente prestigiosa.

El motor del Catera era un V6 de 3.0 litros a 54 grados clasificado en 200 caballos de fuerza y 192 libras-pie de torque. Al igual que había sido el caso con su predecesor, el Allanté, no se ofrecía una transmisión manual.

Los estadounidenses tienden a no mantener sus autos tan meticulosamente como sus contrapartes europeas, y también conducen distancias mucho más largas en condiciones climáticas más severas y en caminos peores, por lo que el Catera resultó mucho menos confiable que sus equivalentes Omega al otro lado del océano.

Después de 2001, el Catera desapareció, pero los ejecutivos de Cadillac habían aprendido que poner sus insignias en el GMC Yukon Denali era como tener una licencia para imprimir dinero. Durante la década de 2000, nuevos modelos de autos Cadillac (algunos utilizando miembros de la familia de motores V6 a 54° del Catera) continuaron con el resurgimiento de Cadillac, y los recuerdos vergonzosos de Ziggy se desvanecieron.

Pero el depósito de chatarra nunca olvida, así que veamos más comerciales del Catera. ¡Es hora de dar una vuelta de prueba!