¿Irá Donald Trump a prisión? ¿Podría perdonarse a sí mismo? ¿Qué pasa con la elección? La primera condena penal de un expresidente estadounidense plantea una serie de preguntas legales y políticas.

¿Irá Donald Trump a prisión? ¿Podría perdonarse a sí mismo? ¿Qué pasa con la elección? La primera condena penal de un expresidente estadounidense plantea una serie de preguntas legales y políticas.

Trump fue condenado por un jurado de Manhattan el jueves por 34 cargos relacionados con un esquema durante su campaña presidencial de 2016 para pagar a una actriz porno que afirmó que tuvieron relaciones sexuales. El presunto candidato presidencial republicano niega haber tenido sexo con Stormy Daniels, ha dicho que no hizo nada malo y criticó el veredicto del jurado.

Aquí están las respuestas a algunas de las preguntas más importantes sobre la condena de Trump:

Trump permanece libre bajo su propia responsabilidad. Tendrá que regresar a la corte de Manhattan el 11 de julio, cuando se le dictará sentencia. Eso es solo unos días antes de la Convención Nacional Republicana en Milwaukee, donde se espera que los líderes del Partido Republicano —que siguen firmes en su apoyo a Trump— lo nombren formalmente como su candidato para las elecciones de noviembre.

Antes de la sentencia, Trump será entrevistado para un informe presentencial que el juez Juan M. Merchan utilizará para decidir su castigo. El informe suele ser preparado por un oficial de libertad condicional, un trabajador social o un psicólogo que trabaja para el departamento de libertad condicional, quien entrevista al acusado y posiblemente a su familia y amigos, así como a las personas afectadas por el crimen. Los informes presentenciales incluyen la historia personal del acusado, su historial delictivo y recomendaciones para la sentencia. Trump no tiene condenas previas.

Trump está acusado en otros tres casos penales, pero es posible que ninguno de ellos vaya a juicio antes de las elecciones. El caso de interferencia electoral de 2020 en Washington, por ejemplo, está en espera mientras la Corte Suprema de EE.UU. considera el reclamo de Trump de que es inmune a la persecución por acciones realizadas como comandante en jefe.

¿IRÁ A PRISIÓN?

No está claro. Eso dependerá del juez, a quien Trump ha acusado repetidamente de estar sesgado en su contra. El fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg, quien llevó el caso, se negó a decir el jueves si los fiscales buscarán tiempo en prisión.

Cada cargo de falsificación de registros comerciales es castigable con hasta cuatro años de cárcel, pero es posible que Trump solo reciba multas o libertad condicional. Los registros judiciales de Nueva York y los archivos de los periódicos muestran que los acusados condenados por este delito rara vez son sentenciados a prisión solo por esa ofensa. A menudo, el cargo se combina con delitos más graves como el gran robo.

E incluso si el juez lo condena a tiempo en prisión, sus abogados casi seguramente presionarían al juez para que permitiera al expresidente permanecer libre hasta agotar sus apelaciones.

Trump enfrenta la amenaza de un tiempo de prisión más serio en los otros tres casos. Por ejemplo, los cargos más graves en los casos de interferencia electoral de Washington y Georgia conllevan sentencias máximas de 20 años.

¿PUEDE SEGUIR POSTULÁNDOSE PARA PRESIDENTE?

Sí. No hay nada que impida a Trump continuar su intento de recuperar la Casa Blanca o convertirse en presidente. Solo hay tres requisitos para ser presidente establecidos en la Constitución: los candidatos deben tener al menos 35 años, ser ciudadanos por nacimiento y haber vivido en los EE.UU. durante al menos 14 años. No hay restricciones sobre sus viajes en este momento, por lo que puede continuar con su campaña normalmente.

¿PUEDE APELAR?

El abogado de Trump, Todd Blanche, dijo en el programa «Today» el viernes: «Vamos a apelar, y vamos a ganar en la apelación». Los abogados de Trump sentaron las bases durante todo el juicio para impugnar el veredicto en múltiples aspectos.

Blanche sugirió que impugnarán la decisión del juez de no recusarse. Trump ha argumentado repetidamente que Merchan no debería haber presidido el caso, citando dinero que ha dado a los demócratas y el hecho de que su hija es consultora de un partido. Merchan ha reconocido haber hecho varias pequeñas donaciones a causas demócratas durante la campaña de 2020, incluyendo $15 a Joe Biden, pero rechazó los reclamos de Trump de que no puede presidir el caso de manera justa.

Los abogados de Trump también pueden impugnar las decisiones del juez que, según ellos, perjudicaron injustamente su defensa, incluida la limitación del testimonio de un testigo experto que querían presentar.

¿PODRÍA PERDONARSE A SÍ MISMO?

No. Es una condena estatal, por lo que Trump no podría perdonarse a sí mismo si volviera a ser presidente. Los indultos presidenciales solo se aplican a los delitos federales. Y es una pregunta legal no probada si Trump tendría siquiera el poder de perdonarse a sí mismo si es condenado en los casos federales. Ningún presidente ha intentado hacerlo mientras estaba en el cargo porque ningún presidente antes de Trump había sido acusado o condenado.

¿PUEDE VOTAR EN NOVIEMBRE?

Sí, mientras no esté en prisión. El estado natal de Trump, Florida, se ajusta a las reglas de privación del derecho al voto de otros estados para los residentes condenados por delitos fuera del estado. Y la ley de Nueva York elimina el derecho al voto para las personas condenadas por delitos graves solo mientras están encarceladas. Una vez que salen de prisión, sus derechos se restauran automáticamente, incluso si están en libertad condicional, según una ley de 2021 aprobada por la legislatura demócrata del estado.

Trump dijo el jueves que «el verdadero veredicto será el 5 de noviembre por parte de la gente», refiriéndose al Día de las Elecciones.

No está claro en qué medida su veredicto de culpabilidad afectará su intento de desbancar a Biden. Se espera que la elección sea increíblemente reñida, y no está claro cómo se sentirán los votantes indecisos, especialmente los independientes y otros bloques clave de votantes, cuando acudan a las urnas.

Los legisladores republicanos que han estado divididos en el pasado sobre su apoyo a Trump se alinearon detrás de él tras la condena, criticando al juez y a los fiscales.

La campaña de Trump espera que sus partidarios se sientan igualmente galvanizados por el caso, que Trump ha presentado como un intento de arruinar su candidatura a la Casa Blanca. Su campaña inmediatamente comenzó a recaudar fondos a partir de la condena con mensajes como: «¡FUI CONDENADO EN UN JUICIO ARREGLADO!» Otro mensaje a los partidarios decía: «Si pueden hacerme esto a mí, pueden hacerle esto a cualquiera».

La campaña de Trump dijo el viernes por la mañana que recaudó un récord de $34.8 millones en pequeñas contribuciones en línea a partir de su condena, casi el doble de su recaudación más grande anterior.