Estudio Afirma que Starlink Debilita el Campo Magnético de la Tierra, Aquí están los Hechos

Un estudio controvertido afirma que ‘megacconstelaciones’ de satélites como el servicio de satélites del multimillonario Elon Musk, Starlink, podrían debilitar el campo magnético de la Tierra. ¿Es esto cierto? La investigación sostiene que el ‘polvo espacial’ de los satélites que ya no funcionan y se queman en la atmósfera podría debilitar el campo magnético de la Tierra.

Uno de los autores de este estudio dijo que el peor escenario, la expansión de «megacconstelaciones» de satélites comerciales que orbitan la Tierra, como la red Starlink de SpaceX, podría generar suficiente polvo magnético para perforar el escudo protector de la Tierra, lo que podría provocar desastres satelitales y «desgaste de la atmósfera».

Sin embargo, otros investigadores son escépticos sobre las afirmaciones del estudio, aunque todos están de acuerdo en la necesidad urgente de medir la escala del problema.

Los satélites privados actualmente en órbita están interfiriendo con los telescopios de radio y aumentando el riesgo de colisiones con otras naves espaciales. Sin embargo, la verdadera amenaza es lo que sucede cuando dejan de operar.

Cuando las naves espaciales completan sus misiones, la mayoría se desorbitan y se queman en la atmósfera terrestre para reducir la cantidad de basura espacial que orbita nuestro planeta.

Sin embargo, cuando se queman, las naves espaciales contaminan la atmósfera superior con contaminación metálica evaporada.

En un documento cargado en la base de datos de preimpresión arXiv en diciembre de 2023, Sierra Solter-Hunt, candidata a doctora en la Universidad de Islandia, afirmó que los escombros de las naves espaciales en la atmósfera podrían poner en peligro la magnetosfera, parte del campo magnético de la Tierra que se extiende al espacio y protege la atmósfera de la radiación solar.

Ella estaba preocupada de que si las ‘megacconstelaciones’ de satélites evolucionan, la cantidad de polvo que liberan podría crear un escudo magnético que podría limitar el alcance de la magnetosfera.

«Me sorprendió lo que encontré y aún no se ha investigado esto», dijo Solter-Hunt, citada por LiveScience el jueves 14 de marzo.

«Creo que esto es muy, muy preocupante», continuó.

Solter-Hunt predice que entre 500 mil y 1 millón de satélites privados podrían orbitar en los próximos años. Cuando todos estos satélites finalmente caigan a la Tierra, podría aumentar la cantidad de escombros de las naves espaciales en la atmósfera a miles de millones de veces los niveles actuales.

Solter-Hunt dijo que actualmente no está claro dónde terminarán todos estos escombros espaciales, pero sospecha que este polvo se asentará en la ionosfera superior, la región atmosférica ubicada a altitudes de 80 a 644 km sobre la superficie.

Escudo Magnético

Salter-Hunt dijo que si todos estos satélites se queman, los escombros de las naves espaciales podrían crear una «red conductora perfecta alrededor de nuestro planeta» capaz de transportar cargas eléctricas.

Si esto sucede, la magnetosfera se «distorsionará para permanecer por debajo del material conductor», limitando su alcance a la ionosfera superior.

Ella agregó que un campo magnético reducido podría exponer a los satélites a niveles elevados de radiación y tormentas solares, lo que podría hacer que caigan del cielo.

«Esto es un verdadero dilema para las empresas de satélites», agregó. «Podrían debilitar la magnetosfera con lo que están haciendo, lo que a su vez los pone en peligro a ellos mismos».

Aunque la magnetosfera no se está contrayendo, un aumento en la cantidad de escombros de las naves espaciales aún podría dificultar el lanzamiento de nuevos satélites y otras naves espaciales al espacio.

Esto se debe a que las partículas magnéticas pueden interferir con el equipo electrónico dentro de las naves espaciales.

Desde los Peores Escenarios hasta los Pros y Contras

En el peor escenario de Solter-Hunt, el aumento de la radiación que bombardea la ionosfera superior podría comenzar a erosionar los bordes exteriores de la atmósfera terrestre.
Sin embargo, ella dijo que este sería el «caso más extremo» y podría llevar siglos, si no miles de años, para ocurrir.

Investigaciones anteriores han demostrado que parte de esta contaminación, especialmente la alúmina (óxido de aluminio), puede adelgazar la capa de ozono en la atmósfera. Esto también podría aumentar potencialmente el tamaño del agujero de ozono sobre las regiones polares de la Tierra.

La magnetosfera también experimenta debilitamiento natural a medida que el núcleo de la Tierra crece y se solidifica, y nadie sabe si los escombros de las naves espaciales pueden acelerar este proceso o no.

Generando Opiniones a Favor y en Contra

Este estudio ha generado opiniones a favor y en contra entre los científicos. Algunos investigadores elogian esta nueva investigación por destacar el problema potencialmente oculto de los escombros de las naves espaciales.

Samantha Lawler, astrónoma de la Universidad de Regina, Canadá, calificó esta investigación como un primer paso muy importante. También destacó la «aterradora» cantidad de escombros de las naves espaciales que podrían almacenarse en la atmósfera.

«Las consecuencias [de esta contaminación] podrían ser en una escala completamente diferente a la que normalmente pensamos», explicó Samantha.

Mientras tanto, otros expertos argumentan que los escenarios de Solter-Hunt son demasiado especulativos o están basados en suposiciones incorrectas.

«Incluso con la densidad [de escombros de las naves espaciales] discutida, una cáscara conductora continua como un escudo magnético real es altamente improbable que ocurra», dijo John Tarduno, científico planetario y experto en magnetosferas de la Universidad de Rochester en Nueva York.

Dijo que algunas suposiciones en el documento también son «demasiado simples y probablemente incorrectas».

José Ferreira, candidato a doctor en la Universidad del Sur de California, dijo que aún no hay modelos sobre cómo los escombros de las naves espaciales se asentarán en la atmósfera.

Además, tampoco hay modelos sobre cuánto tiempo persistirán o qué tan conductivos serán, lo que significa que no hay evidencia de que pueda ocurrir un escudo magnético.

Solter-Hunt entiende las críticas de los investigadores. Sin embargo, dado que los lanzamientos de satélites están a punto de aumentar, quiere compartir su teoría con la comunidad científica.

«Podría estar equivocada», dijo, «pero lo estoy poniendo allí para que todos lo vean y lo discutan».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *