El presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó el sábado a las unidades militares y a su comandante por la captura de la ciudad ucraniana de Avdiivka, según informó el Kremlin.

El presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó el sábado a las unidades militares y a su comandante por la captura de la ciudad ucraniana de Avdiivka, según informó el Kremlin.

El sitio web del Kremlin indicó que Putin recibió un informe sobre la captura de la ciudad del ministro de Defensa, Sergei Shoigu.

«El jefe de estado felicitó a los soldados rusos por este éxito, una victoria importante», señaló.

Las agencias de noticias rusas citaron un telegrama que Putin envió al comandante del grupo de fuerzas «centro» en Ucrania, el teniente general Andrei Mordvichev.

«Por destacada actividad militar, expreso mi gratitud a todas las tropas bajo su dirección que participaron en las batallas por Avdiivka», citaron las agencias a Putin.

Las imágenes finales de Alexei Navalny con vida lo muestran tras las rejas. Está un poco demacrado. Su cabello es más corto, sin su antiguo brillo. Sin embargo, sus ojos son los mismos de siempre: brillan. En el video grabado el jueves, bromea con un juez y un policía. Me estoy quedando sin dinero, dice, un juez bien remunerado debería prestarme algo. Sus captores se ríen. Para un prisionero atrapado en un campo por encima del Círculo Polar Ártico, se ve bien, un hombre fuerte en el que se percibe el más tenue destello de optimismo sobre su propio futuro y el de Rusia.

La otra imagen en la que me detuve el viernes muestra a Navalny y Boris Nemtsov. Estos dos fueron los líderes más prominentes de un inspirado movimiento de protesta en la primavera de 2012 que imaginaba un futuro diferente para Rusia. Borya le está susurrando traviesamente a Navalny, haciéndolo reír. Ambos son guapos, altos, vigorosos. El tipo de hombres que llaman la atención.

Nemtsov fue asesinado a tiros en febrero de 2015, al pie del Kremlin, un año después del inicio del asalto militar inicial de Vladimir Putin en Ucrania. Tenía 55 años. Navalny murió, no, seamos honestos aquí, fue asesinado el viernes, apenas una semana antes del segundo aniversario de la invasión a gran escala de Putin en Ucrania. Tenía 47 años.

Dicen que los autoritarios que sobreviven tienen un talento para identificar y eliminar las mayores amenazas para ellos mismos. Parafraseando al tonto del Kremlin, Tucker Carlson, Putin es un hombre muy talentoso. Eligio bien a su presa. En su tiempo, Nemtsov era visto como una alternativa creíble, un gobernador reformista de Nizhny Novgorod que llegó a Moscú bajo el anterior líder ruso, Boris Yeltsin. La mancha del caos de la década de 1990 se le quedó; se le asociaba con el dolor de los cambios que debían hacerse y otros que se evitaron en la era de Yeltsin, y eso le dificultó las cosas a principios de la década de 2000. Pero Borya tenía diferentes talentos: intuición para la gente y política de base, y convicciones, que Putin carece.

Para 2012, Navalny surgió como el rostro más cautivador de la oposición rusa. Había incursionado en la política nacionalista. Luego se dio cuenta de que podía usar Internet para cruzadas bien documentadas contra la corrupción que lo hicieron conocido. Acuñó la frase «ladrones y criminales» para describir a Putin y su camarilla, y se pegó. Parecía haber una apertura, aunque fuera mínima, en 2012. El régimen era impopular, tambaleaba. Nemtsov y Navalny tenían a la clase media de Moscú y San Petersburgo de su lado. La amenaza política de ellos era directa, especialmente la de Navalny en la última década. Sabía cómo usar los medios, demostró cómo plantar cara al régimen con valentía y estaba dispuesto a hacer los sacrificios para intentar algún día liderar a Rusia por otro camino.

Sin embargo, estos hombres desafiaron a Putin de otras maneras que él debe haber sentido agudamente. Estaba la juventud y la energía. Nemtsov nació siete años después que Putin pero actuaba y lucía como si viniera de otra generación; Navalny era la siguiente generación. Tenían sentido del humor y color en sus rostros. Eran optimistas. No parecían cínicos. También tenían buen cabello, sobre imponentes estructuras. ¿Hizo daño al ego calvo de Putin, tan sensible que, como decía el chiste que resultó ser un hecho, encontró al único hombre en Dmitry Medvedev que es más bajo que él para asumir la presidencia en 2008-12 cuando Putin estaba limitado por mandato fuera de ese cargo?

Destaco la evidente masculinidad de Nemtsov y Navalny ya que ese rasgo es tan importante para Putin y sus admiradores en el extranjero. Nadie, excepto su perro, según dice el refrán, sabe lo que realmente piensa Putin. Pero puedes imaginar que estos hombres deben haber despertado inseguridades más allá de las maquinaciones maquiavélicas en Putin. Ninguna imagen del Vlad descamisado a caballo se acerca al magnetismo de la imagen que estaba viendo el viernes.

También es marcado el contraste generacional. Putin y su gente son viejos y parecen estarlo. Aburridos y grises, encajan perfectamente en una foto grupal del Politburó soviético circa 1982. Puedes notar la misma dinámica en juego con Volodymyr Zelenskyy, el presidente de Ucrania de 46 años. Él y su gente, casi todos en la cuarentena o más jóvenes, alcanzaron la mayoría de edad después del colapso de la URSS. Miran hacia adelante. El Putin de la generación del baby boom llora su desaparición.

Vi por última vez a Nemtsov en junio de 2013 en Washington. Sentado en un panel a mi lado, seguía susurrándome al oído. Una broma rápida. Una vez un cumplido. Era cálido, juguetón. Su gente lo era y sigue siendo inmensamente leal a él. Incluido el escritor y activista Vladimir Kara-Murza, que ha sobrevivido a dos intentos de envenenamiento y actualmente está en una colonia penal rusa, otro de los presos políticos de Putin.

Conocí mejor a Navalny en marzo de 2012. Los manifestantes estaban en las calles. La próxima elección presidencial era un fraude. Prometió desafiar. «El Kremlin debe entender que estas decenas de miles de personas nunca abandonarán las calles», me dijo. «Nunca consideraremos a Putin como un presidente legítimo». Más que las palabras, Navalny te dejaba una impresión física. Tenía presencia y una especie de intensidad relajada. Entonces, con 35 años, generalmente vestía jeans y una camisa abierta.

En la noche de las elecciones, fui a un evento organizado por la oposición y recuerdo estar de pie con Navalny y Garry Kasparov, el gran maestro de ajedrez y líder de la oposición. La confianza de Navalny de unos días antes se había apagado. Él y Kasparov vieron que las elecciones amañadas eran una victoria para Putin; el régimen contraatacaría con fuerza. Tenían razón. Kasparov abandonó Rusia para siempre al año siguiente. Navalny fue acusado de cargos falsos de malversación en julio, el primero de muchos que lo mantuvieron en prisión durante los siguientes 12 años, excepto por el largo período en un hospital después de un intento de envenenamiento casi fatal cortesía de los servicios secretos rusos.

En otro país, Borya y Alyosha, los diminutivos por los que muchos los conocían, podrían haber tenido finales felices. Eran los príncipes galantes, Putin el sapo. Pero esta historia tiene lugar en la tierra de los zares. Aquí el zar asesina a voluntad. Su gente está adormecida ante ello, algunos colocaron valientemente flores el viernes por la noche en un memorial improvisado en Moscú, pero sabemos demasiado bien cómo terminará esto. Alyosha será un recuerdo, al igual que Borya. ¿Cómo terminará para Putin? El líder reciente al que más se parece, Stalin, murió enojado, con el rostro cenizo y enfermo, pero en su propia cama. Pasaron más de treinta años para que surgieran destellos de optimismo en Rusia, en la década de 1980 con la glásnost de Gorbachov, la apertura, y el experimento con la democracia en la década de 1990, para ser apagados con el ascenso de Putin en 2000. Esa no es una idea feliz. No hay ninguna sobre Rusia en estos días.