El presidente Joe Biden lidera al ex presidente Donald Trump en un enfrentamiento entre los dos candidatos, según ocho encuestas recientes.

El presidente Joe Biden lidera al ex presidente Donald Trump en un enfrentamiento entre los dos candidatos, según ocho encuestas recientes.

Las encuestas dan a Biden una ligera ventaja a nivel nacional que oscila entre uno y tres puntos, aunque no está claro si le daría una victoria general debido al Colegio Electoral.

El 12 de marzo, Biden y Trump ganaron cada uno una serie de elecciones primarias para convertirse en los candidatos presidenciales presumptivos de sus respectivos partidos. Esto centró la atención en cómo se desarrollaría una probable elección presidencial entre los dos rivales.

Una encuesta de Mainstream Research/Florida Atlantic University de 1.053 adultos estadounidenses realizada entre el 15 y el 17 de marzo encontró que, entre los votantes probables, el 47 por ciento votaría por Biden «si las elecciones presidenciales se celebraran hoy» contra el 45 por ciento para Trump. El cuatro por ciento dijo que votaría por «otro candidato», mientras que el cuatro por ciento dijo que estaban «indecisos».

Ipsos y Reuters realizaron una encuesta a 3.356 votantes registrados entre el 7 y el 13 de marzo que encontró que el 39 por ciento votaría por Biden «si las elecciones de 2024 fueran hoy», contra el 38 por ciento para Trump con el 11 por ciento para «algún otro candidato». El resto no estaba seguro o no votaba.

Civiqs encuestó a 1.324 votantes registrados en línea entre el 9 y el 12 de marzo, encontrando que el 45 por ciento votaría por Biden en una elección presidencial inmediata contra el 44 por ciento para Trump.

Una encuesta del Emerson College de 1.350 votantes registrados el 5 y 6 de marzo tenía a Trump y Biden empatados en el 45 por ciento. Sin embargo, una vez que se les preguntó a los votantes indecisos hacia qué candidato se inclinaban, Biden terminó con el 51 por ciento contra el 49 por ciento para Trump.

La encuesta más reciente de YouGov/The Economist, publicada por este último el 22 de marzo, dio a Biden una ventaja de un punto con el 45 por ciento.

Una encuesta de la Fundación Kaiser Family dio a Biden una ventaja de tres puntos sobre Trump, con el 47 por ciento de los votos. La encuesta de 1.072 votantes registrados tuvo lugar entre el 20 y el 28 de febrero.

Finalmente, una encuesta de TIPP dio a Biden una ventaja de un punto con un 44 por ciento de apoyo.

Newsweek ha contactado a representantes de las campañas presidenciales de Trump y Biden para obtener comentarios por correo electrónico.

Si Biden gana el voto popular en noviembre, aún podría perder la Casa Blanca ante Trump debido a cómo funciona el Colegio Electoral, como lo hizo Hillary Clinton en 2016. Encuestas recientes han dado a Trump la ventaja en los estados de batalla de Michigan, Georgia, Pennsylvania y Carolina del Norte.

Trump también obtuvo más votos que Biden en tres de cada cinco encuestas nacionales realizadas en un corto período a fines de enero.

Tras las victorias en las primarias de Trump y Biden el 12 de marzo, el corredor de apuestas Betfair con sede en el Reino Unido ofreció probabilidades de 11/10 (48 por ciento) a favor de que Trump ganara las elecciones presidenciales de noviembre, frente a 2/1 (33 por ciento) para Biden.

Hablando con Newsweek, el portavoz de Betfair, Sam Rosbottom, dijo: «Se han apostado £12.5 millones [aproximadamente $16 millones] en el mercado de Betfair Exchange y el 44 por ciento de eso ha sido para Trump, los apostadores han estado respaldándolo consistentemente para que regrese a la Casa Blanca. Sin embargo, Joe Biden ha sido el movimiento más grande en el mercado recientemente y está cerrando la brecha con Trump.»

En junio pasado, Barack Obama se coló en la Casa Blanca para darle una advertencia a Joe Biden. El estado de la campaña de reelección de Biden era inestable, le dijo Obama en un almuerzo privado, según un demócrata informado sobre la reunión. Derrotar a Donald Trump sería más difícil en 2024. El estado de ánimo del país estaba amargo. Convencer a los votantes descontentos iba a ser difícil. Obama aconsejó a Biden que se moviera más agresivamente para convertir la carrera en un referéndum sobre Trump.

El ex presidente se fue creyendo que el actual había entendido el mensaje. Pero en los siguientes seis meses, Obama vio pocas señales de mejora. En diciembre, regresó a la Casa Blanca por invitación de Biden. Esta vez, el mensaje de Obama fue más urgente. Expresó su preocupación de que la campaña de reelección estaba retrasada en la construcción de sus operaciones de campo y obstaculizada por la insistencia de Biden en depender de un grupo insular de asesores reunidos en el Ala Oeste, según el mismo informante demócrata. Biden necesitaba ponerse las pilas, o Trump barrería los siete estados clave en noviembre, seis de los cuales Biden ganó en 2020.

Tres meses después, la elección general de 2024 está en marcha, y Biden está realmente en apuros. Sus persistentemente bajos índices de aprobación han caído en los altos 30, peores que los de cualquier otro presidente reciente que buscara la reelección. Ha estado por detrás o empatado con Trump en la mayoría de las confrontaciones directas durante meses. Los votantes expresan preocupaciones sobre sus políticas, su liderazgo, su edad y su competencia. La coalición que llevó a Biden a la victoria en 2020 se ha fragmentado; la ventaja histórica de los demócratas con los votantes negros, latinos y asiático-americanos ha disminuido a niveles no vistos desde el movimiento de los derechos civiles. A pesar de un intento de insurrección, 88 cargos de felonía y un historial que lleva a antiguos colaboradores a advertir sobre los peligros de reinstalarlo en el cargo, Trump nunca, en tres campañas presidenciales, ha estado en una posición tan fuerte para ganar la Casa Blanca como lo está ahora. Si las elecciones se celebraran mañana, más de 30 encuestadores, estrategas y veteranos de campañas de ambos partidos le dicen a TIME que Biden probablemente perdería.

Mientras una niebla de temor desciende sobre los demócratas, el círculo íntimo de Biden está desafiante y optimista. Ven a un candidato con una economía sólida, una ventaja de efectivo considerable y un historial de logros en infraestructura, cambio climático, política industrial y protección al consumidor que resonará más en los votantes a medida que avance la campaña. Ven un patrón de los demócratas superando sus encuestas en los últimos años, desde las elecciones de medio término de 2022 hasta una serie de elecciones especiales y referendos sobre el aborto. Sobre todo, ven a un oponente históricamente impopular. Y al final, creen, los votantes insatisfechos con el presidente calcularán las apuestas, desde los derechos reproductivos hasta la perspectiva de redadas de inmigración masiva hasta el futuro de la democracia estadounidense, y tirarán de la palanca por Biden de nuevo. «Nuestra mayor fortaleza es que 80 millones de personas lo enviaron a la Casa Blanca antes», dice Quentin Fulks, el subdirector de campaña principal de Biden, quien señala que Trump necesita encontrar nuevos votantes para ganar. «Nuestro desafío es ganar a las personas que ya han emitido un voto por Joe Biden y Kamala Harris una vez.»

Sin embargo, eso puede ser un pedido difícil en lo que se está configurando como un concurso de qué candidato le disgusta menos a Estados Unidos. Después de un comienzo lento, la campaña de Biden está avanzando, abriendo oficinas de campo, contratando personal y lanzando una oleada de anuncios pintando a Trump como un autócrata peligroso. Pero incluso si la oferta titubeante del presidente encuentra un nuevo impulso, dicen los aliados, el país está tan amargamente dividido que su capacidad para afectar el resultado en noviembre puede ser limitada. Ambos lados están cavando trincheras para una batalla sombría, marcada por una participación deprimida y advertencias apocalípticas sobre el destino que espera al país si el otro tipo gana. Públicamente, el círculo íntimo de Biden confía en su plan de recuperación. En privado, incluso algunos colaboradores de la Casa Blanca admiten que tienen miedo.

Mucho ha cambiado para Aidan Kohn-Murphy en cuatro años, pero a los 20 años, se ve igual que en 2020: una cara redonda y sonriente bajo una melena oscura. Aunque no tenía edad suficiente para votar en esa elección, Kohn-Murphy fue el principal organizador de #TikTokforBiden, la campaña de medios sociales de la Generación Z más grande y efectiva en apoyo del candidato demócrata. En los años siguientes, #TikTokforBiden se transformó en el colectivo activista juvenil Gen Z for Change. Y Kohn-Murphy se ha enfriado con el presidente al que trabajó incansablemente para elegir.