El Misterio Tentador de los Océanos Ocultos del Sistema Solar

Y sin embargo, desafiante, estos mares extraterrestres siguen siendo líquidos.

Un océano envuelto en espejos

Los científicos sospechan que un puñado de lunas que orbitan Júpiter y Saturno, y tal vez incluso algunas que giran alrededor de Urano y Neptuno, albergan océanos. Ganímedes robusto y Calisto marcado por cráteres producen débiles señales magnéticas similares a las de Europa. El cubierto de neblina Titán de Saturno, también, muy probablemente tiene un océano subsuperficial de agua líquida. Estos «son los cinco en los que la mayoría de los científicos de la comunidad sienten bastante confianza», dijo Mike Sori, un científico planetario de la Universidad de Purdue.

Hasta ahora, la única certeza oceánica absoluta es Encélado. «Esa es una obviedad», dijo Carly Howett, una científica planetaria de la Universidad de Oxford.

En la década de 1980, algunos científicos sospechaban que Encélado tenía penachos; el anillo E de Saturno estaba tan limpio y brillante que algo, quizás de una de sus lunas, debía estar escapando al espacio y refrescándolo constantemente. Después de que Cassini finalmente presenció esa magia decorativa planetaria en acción, los científicos cuestionaron brevemente si los penachos del polo sur de la luna podrían ser obra de la luz solar que vaporiza el hielo en la corteza de la luna, al igual que el hielo seco se evapora cuando se calienta, tal vez por la luz solar.

«Durante un tiempo, hubo este debate sobre si realmente era necesario que hubiera un océano», dijo Nimmo. «Lo que realmente selló eso fue cuando [Cassini] pasó a través del penacho y encontraron sal – cloruro de sodio. Eso es un océano». Aún quedaba una posibilidad de que estos penachos pudieran estar erupcionando desde un mar más pequeño y aislado. Pero observaciones posteriores de Cassini revelaron que la corteza de Encélado se balancea de un lado a otro tan agudamente que debe estar separada del interior más profundo de la luna por un océano global.

Los penachos también bombean hidrógeno y cuarzo, señales de actividad de ventilación hidrotermal en el fondo del mar, dijo Frank Postberg, un científico planetario de la Universidad Libre de Berlín. En la Tierra, tales ventilaciones producen el calor y la química necesarios para alimentar ecosistemas que existen más allá del alcance de la luz solar, comunidades de organismos que los científicos pensaron que no podían existir en nuestro mundo dependiente de la fotosíntesis.

¿Pero qué podría estar alimentando un sistema de ventilación lo suficientemente fuerte como para calentar un océano entero? Otra luna, esta de la variedad ardiente, proporcionaría esas pistas.

Las mareas eternas e infernales

En junio de 1979, un mes antes del sobrevuelo cercano de Voyager 2 a Europa, los científicos anunciaron que Voyager 1 había vislumbrado gigantescos penachos en forma de paraguas que se arremolinaban en el espacio sobre Io, las huellas eruptivas de varios volcanes.

Esta observación debería haber sido desconcertante: el vulcanismo requiere una fuente de calor interna, e Io, al igual que las otras lunas heladas, no debería haber sido nada más que brasas. Pero unos meses antes, un equipo independiente de científicos había predicho correctamente que Io podría ser un mundo volcánico hiperactivo.