El ex presidente Donald Trump y el presidente de United Auto Workers, Shawn Fain, están intercambiando críticas después de que el sindicato respaldara al presidente Joe Biden el mes pasado.

El ex presidente Donald Trump y el presidente de United Auto Workers, Shawn Fain, están intercambiando críticas después de que el sindicato respaldara al presidente Joe Biden el mes pasado.

En una entrevista con Fox News que se emitirá el domingo, Trump desestimó a United Auto Workers como un «caso perdido».

«Han llevado a su industria directamente a la bancarrota, y ahora lo han rematado porque, si Biden es elegido, no tendrás a ningún trabajador automotriz trabajando en los Estados Unidos. Todo se va a China y a otros países», dijo.

Esto viene solo días después de que Trump llamara a Fain un «tonto» en un post de Truth Social el domingo en respuesta a una entrevista que Fain dio en «Face the Nation» de CBS, argumentando que mientras Biden ha defendido al trabajador estadounidense, Trump tiene «historial de servirse a sí mismo y representar a la clase de multimillonarios».

La disputa entre los dos surge mientras el presidente Joe Biden y Trump compiten por ganarse a Michigan, un estado clave que alberga a la mayoría de los trabajadores automotrices en los EE. UU. Aunque Trump ganó Michigan en 2016 contra Hillary Clinton, perdió el estado ante Biden en 2020.

Preparándose para las elecciones: Mira quién se postula para presidente y compara sus posturas sobre temas clave en nuestra Guía del Votante

El ex presidente dirigió su atención al sindicato Teamsters, que representa a 1.3 millones de trabajadores estadounidenses. Trump participó en una mesa redonda el miércoles con la junta ejecutiva general de Teamsters, su presidente Sean O’Brien, el secretario tesorero general Fred Zuckerman y otros miembros en Washington, D.C.

O’Brien dijo que la reunión con Trump «fue bien», pero agregó que hay «mucho camino por recorrer antes de que» el sindicato tome una decisión sobre un respaldo.

Mientras tanto, Fain expresó en «The Source» de CNN con Kaitlan Collins el jueves que aunque no puede hablar por O’Brien, él «no puede ver de ninguna manera que un sindicato respalde» a Trump para presidente.

«Mira, eligieron recibir a candidatos, y ese es un camino que eligieron. Quiero decir, yo no veo ningún punto en eso porque miro el historial de Donald Trump. Quiero decir, sus dos palabras favoritas son, ‘Estás despedido'», dijo O’Brien.

Joe Biden y Donald Trump pasaron muchos meses manipulando los procesos de nominación presidencial de sus partidos a su favor. Su maniobra ayudó a producir una revancha que la mayoría de los votantes no quiere.

La próxima semana mostrará cuán bien han funcionado sus esfuerzos.

La primaria demócrata del sábado en Carolina del Sur es la primera en otorgar delegados demócratas, después de que Biden trabajara para elevarla al primer lugar en el orden de nominación de su partido. El principal oponente del presidente, el representante Dean Phillips de Minnesota, especuló públicamente que Biden ganará el 95 por ciento de los votos.

Luego están las dos elecciones en Nevada. Las asambleas republicanas del jueves están tan «selladas, compradas y pagadas» por Trump y sus aliados, dice Nikki Haley, que ni siquiera está en la boleta, compitiendo en cambio en la primaria «concurso de belleza» organizada por el estado el martes en la que no están en juego delegados.

Ambos estados son ejemplos distintos de cómo Biden y Trump están inclinando el campo de juego. Y en algunos casos, los cambios de reglas diseñados por uno también han beneficiado al otro, como cuando la decisión de los demócratas de crear una primaria en Nevada le dio a los republicanos la oportunidad de dividir el campo de candidatos al también celebrar una asamblea insular y amigable con Trump.

Eso ha inclinado la balanza en contra de Haley, Phillips y cualquier otra persona que haya intentado o considerado postularse contra ellos. A medida que la carrera se aleja de Iowa y New Hampshire y se acerca al Supermartes, estos cambios en las reglas arcanas servirán para afianzar aún más a Biden y Trump.

Los dos habrían sido abrumadores favoritos de todos modos: Mayorías de votantes en sus respectivos partidos dicen a los encuestadores que favorecen a Biden y Trump, incluso cuando el electorado más amplio expresa grandes reservas sobre una revancha en 2020 entre dos candidatos en sus primeros 80 años y finales de sus 70 años.

Y ambos hombres tenían vulnerabilidades electorales que podrían haber sido explotadas, como las preocupaciones sobre la edad de Biden o su manejo de los conflictos en Oriente Medio, o el extenso peligro legal de Trump. Pero establecer procesos favorables los ha ayudado a protegerse de posibles problemas en las primarias.

Ambos partidos tienen razones para los cambios que han hecho además de favorecer a Biden y Trump. Los demócratas quieren limitar el papel de las asambleas, que son menos accesibles para los votantes que las elecciones primarias. Y los activistas del partido se han quejado durante mucho tiempo de la desmedida influencia que los dos estados abrumadoramente blancos, Iowa y New Hampshire, tenían en el proceso de nominación de un partido racialmente diverso.

Los republicanos, por otro lado, no estaban entusiasmados con arrancar sus tradiciones a instancias de los demócratas. Y en Nevada, han protestado públicamente porque la primaria organizada por el estado la próxima semana permite la votación por correo y no requiere identificación con foto para votar, a diferencia de sus asambleas.

Pero un factor importante fue el deseo de Biden y Trump de fortalecer sus posiciones.

Comenzó con la revisión del calendario de primarias demócratas, que luego repercutió en la carrera republicana. Biden y el Comité Nacional Demócrata eligieron Carolina del Sur para comenzar su proceso, elevando al estado que le dio al presidente su primera victoria hace cuatro años después de terminar cuarto en Iowa, quinto en New Hampshire y segundo lejos en Nevada.

Carolina del Sur ese año fue uno de los mejores estados de Biden durante las etapas competitivas de las primarias, y llevó todos y cada uno de sus 46 condados al desempeñarse fuertemente con su mayoría de electorado primario afroamericano. (En la encuesta a la salida de las primarias de 2020, el 56 por ciento de los votantes se identificaron como afroamericanos). Mover el estado al principio del calendario proporcionó a Biden, quien se basó en el apoyo afroamericano para la nominación en 2020, un muro de contención en caso de un desafío intrapartidario más serio.

El traslado de Biden de la primaria de Carolina del Sur también ayudó a configurar una ventaja para Trump.

Carolina del Sur no tiene registro partidista, cualquier votante registrado puede participar en la primaria de cualquiera de los partidos. Pero los votantes solo pueden elegir una primaria.

Y como la primaria republicana es tres semanas después que la demócrata, eso podría perjudicar las posibilidades de Haley: cualquiera que vote en la primaria demócrata no es elegible para votar en la republicana. Cada votante independiente o votante que busca una alternativa a Trump que la campaña de Biden logra movilizar para votar el sábado es un posible votante de Haley que se ha descartado.

Los cambios de los demócratas en Nevada también ayudaron involuntariamente a crear una apertura para Trump.

Nevada es ahora el segundo en el calendario de los demócratas después de la creación en 2021 de una primaria organizada por el estado, destinada a reemplazar las asambleas celebradas por ambos partidos. La ley fue aprobada por una legislatura estatal controlada por los demócratas y firmada por el entonces gobernador demócrata Steve Sisolak, sin el apoyo de los republicanos, y fijó la fecha de la primaria para el primer martes de febrero.

En el lado demócrata, Phillips ni siquiera está en la boleta de la primaria; no ingresó a la carrera hasta después de que había pasado la fecha límite de inscripción del 15 de octubre del estado.

Los republicanos de Nevada eligieron despreciar la primaria, programando sus asambleas tradicionales para dos días después. La primaria republicana todavía está sucediendo, pero sin los 26 delegados del estado en juego.

Es ahí donde entran las estrechas relaciones del partido estatal con Trump. Una asamblea es un evento que tiende a atraer a más activistas y miembros del partido, muy amigos de Trump, que una primaria. El presidente del estado, Michael McDonald, instó a los seguidores a congregarse por Trump en un mitin en diciembre, a pesar de la presencia de otros candidatos activos en la contienda. (McDonald ha sido acusado por su papel como elector falso después de las elecciones de 2020 en Nevada, que Trump perdió).

Además de rechazar la primaria, los republicanos de Nevada establecieron otras reglas vistas ampliamente por otros candidatos como favorables al expresidente. Por ejemplo, prohibieron a cualquier candidato que se inscribiera para participar en la primaria también postularse en las asambleas, lo que acorraló a los rivales de Trump.

Eso permitió a los republicanos convertir la decisión de los demócratas de crear una primaria en Nevada en un par confuso de contiendas republicanas, dividiendo el campo de candidatos y preparando el escenario para que Trump domine la que realmente otorga delegados.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, eligió enfrentarse a Trump en las asambleas, incluso cuando su campaña dijo que el partido estatal «cambió las reglas en contra de la voluntad del pueblo solo para beneficiar a un candidato». (Dado que DeSantis se ha retirado, su nombre no aparecerá en la boleta de las asambleas el jueves).

Pero Haley y el también carolinense Tim Scott optaron en cambio por postularse en la primaria, renunciando a cualquier posibilidad de delegados a cambio de la oportunidad de obtener una victoria en las urnas y la atención de los medios que conlleva. Ahora, Haley es la única candidata importante activa en la primaria, dándole poca importancia o beneficio a su victoria.

Mientras tanto, Trump absorberá la gran mayoría de los delegados. El único otro candidato en las asambleas es el pastor y empresario Ryan Binkley.

La última contienda del mes es en Michigan, y, nuevamente, la manipulación demócrata de su calendario de primarias está cerrando otra posible vía para un regreso de Haley.

Michigan podría no ser el estado más fuerte de Trump, obtuvo el 37 por ciento de los votos en una carrera de cuatro candidatos en 2016, dándole a Haley una posible apertura.

Pero la legislatura estatal demócrata en Lansing, junto con la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer, adelantó la primaria presidencial al 27 de febrero. Esa fecha entra en conflicto con las reglas del Comité Nacional Republicano que permiten que solo cuatro estados voten antes del 1 de marzo: Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur.

Entonces, la primaria otorgará menos de un tercio de los delegados de Michigan. El resto se asignará en realidad en una convención del partido el primer fin de semana de marzo, antes de un público mucho más pro Trump. Incluso una sorprendente victoria de Haley en la primaria probablemente resultaría en que Trump gane la mayoría de los delegados del estado.

Eso lleva al Supermartes el 5 de marzo, cuando las maquinaciones a nivel estatal de la operación de Trump han inclinado la carrera de delegados en estados como California hacia él, como he escrito anteriormente.

Todos esos cambios, en nombre de Biden y Trump, se suman. Derrotar a cualquiera de los dos en las primarias habría sido improbable. Las nuevas reglas han hecho que sea aún más difícil.