El Café, los Huevos y el Arroz Blanco Vinculados a niveles más altos de PFAS en el cuerpo humano

Una nueva investigación dirigida a identificar los alimentos que contienen mayores niveles de PFAS (sustancias perfluoroalquiladas) ha encontrado que las personas que consumen más arroz blanco, café, huevos y mariscos suelen mostrar mayores cantidades de estos químicos tóxicos en su plasma y leche materna.

El estudio analizó muestras de 3,000 madres embarazadas y es una de las primeras investigaciones en sugerir que el café y el arroz blanco pueden estar contaminados a tasas más altas que otros alimentos. También identificó una asociación entre el consumo de carne roja y los niveles de PFOS, uno de los compuestos PFAS más comunes y peligrosos.

Los autores señalaron que los hallazgos destacan la ubicuidad de estos químicos y las múltiples maneras en que pueden acabar en la cadena alimentaria.

«Los resultados definitivamente apuntan hacia la necesidad de una gestión ambiental y de mantener los PFAS fuera del medio ambiente y de la cadena alimentaria,» dijo Megan Romano, investigadora de Dartmouth y autora principal. «Ahora estamos en una situación donde están en todas partes y permanecerán incluso si hacemos una remediación agresiva.»

Los PFAS son una clase de aproximadamente 16,000 compuestos utilizados para fabricar productos que resisten el agua, las manchas y el calor. Se les llama «químicos eternos» porque no se descomponen naturalmente y se ha encontrado que se acumulan en los humanos. Estos químicos están relacionados con el cáncer, defectos de nacimiento, enfermedades del hígado y de la tiroides, la disminución drástica del recuento de espermatozoides y una variedad de otros problemas graves de salud.

Aunque los reguladores se han centrado en controlar la contaminación del agua, se cree que los alimentos son la vía de exposición más común. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha sido criticada por lo que algunos dicen es un fracaso en la protección del suministro de alimentos de la nación. Entre otras controversias, alteró sus métodos de prueba para que parezca que los alimentos que prueba no contienen PFAS cuando en realidad sí contienen niveles que muchos defensores consideran preocupantes.

Los PFAS pueden contaminar los alimentos a través de varias rutas. En el arroz, los investigadores sospechan que proviene del suelo contaminado o del agua agrícola. Los utensilios de cocina antiadherentes también suelen contener estos químicos, o podrían estar en el agua utilizada para cocinar.

****

Los investigadores encontraron niveles más altos de PFAS asociados con los huevos de gallinas criadas en patios traseros, lo cual Romano dijo podría atribuirse a que las aves son alimentadas más comúnmente con restos de comida. El lodo de aguas residuales contaminado con PFAS, que se utiliza como una alternativa económica a los fertilizantes, también puede contaminar el suelo del que se alimentan las gallinas, y se ha encontrado que contamina la carne de res. Los químicos también podrían estar en el alimento de las aves.

En el caso del café, los investigadores sospechan que los granos, el agua utilizada para preparar o el suelo podrían estar contaminados. Investigaciones anteriores también han encontrado que los filtros de café están tratados con PFAS, y los vasos de papel u otros empaques de alimentos comúnmente contienen estos químicos.

Por su parte, se ha encontrado regularmente que los mariscos están contaminados con PFAS debido a la contaminación del agua tan generalizada.

Los defensores de la salud pública dicen que una prohibición de los químicos excepto para usos esenciales es la única forma de comenzar a abordar el problema de manera amplia. Romano dijo que la investigación encontró que las dietas ricas en frutas, granos enteros y con mayor fibra dietética estaban asociadas con niveles más bajos de algunos PFAS, y que comer una dieta variada para que ninguna fuente de proteína constituya una proporción demasiado grande de la ingesta es beneficioso.

*****

«Esto no solo ayuda a reducir la exposición a los PFAS, sino también a otros contaminantes que podríamos anticipar que están en los alimentos,» dijo Romano.