El apogeo de la televisión llega a su fin mientras Peter Biskind afirma que Netflix se vuelve ‘inmirable’

La industria del streaming ha experimentado una tremenda evolución en la última década, con Netflix asegurando su dominio al producir programas exitosos, alcanzar casi 240 millones de suscriptores y crear nuevas franquicias. Esta compañía se ha convertido en un gigante del entretenimiento, pero no sin consecuencias. En su libro «La Caja de Pandora», el periodista Peter Biskind argumenta que el afán de atraer a audiencias masivas está dañando la calidad del contenido. Esta búsqueda interminable de un público más amplio ha llevado a una competencia feroz entre los diferentes proveedores de contenido, pero no ha resultado en la creación de mejores programas o películas.

Según Biskind, esta estrategia ha llevado a un declive en la calidad y originalidad del entretenimiento, resultando en un contenido más neutral que busca no ofender en lugar de destacarse por su originalidad. Además, el autor señala que Netflix ha enfrentado desafíos inesperados en el camino, a pesar de su éxito inicial. La actitud myópica de sus ejecutivos y el surgimiento de competidores de la talla de Amazon y Disney, han obligado a la empresa a repensar su estrategia. La competencia ha llevado a una serie de fusiones y adquisiciones que han transformado la industria del entretenimiento, al tiempo que han influido en el tipo de contenido que se produce.

Biskind ilustra cómo el enfoque de los gigantes tecnológicos en el entretenimiento como un negocio secundario refleja una tendencia que puede ser comparada con la era dorada de Hollywood, cuando los estudios eran subsidiarios de grandes corporaciones. Las compañías como Amazon buscan utilizar el entretenimiento como una herramienta para impulsar sus negocios principales, cambiando drásticamente el panorama de la televisión y las películas. El libro «La Caja de Pandora» proporciona una visión fascinante sobre la evolución de la industria del entretenimiento y cómo las decisiones de las grandes empresas influyen en el contenido que consume el público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *