Civismo: Una Habilidad Empresarial del Siglo XXI

El 4 de julio es un día normalmente lleno de comida, festividades y fuegos artificiales en los Estados Unidos, mientras nuestra nación celebra la aprobación de la Declaración de Independencia en 1776. Pero este día conmemora algo más también.

Nuestra celebración del Día de la Independencia es una oportunidad para reflexionar sobre nuestro país, el progreso que hemos logrado y el trabajo que aún debemos hacer para fortalecer nuestra democracia y comunidades mientras miramos hacia el futuro.

Como en un negocio exitoso, la democracia solo funciona cuando todos sus componentes funcionan bien. Las habilidades mismas que formaron este gran experimento son las mismas habilidades que encienden la inspiración y la innovación necesarias para ideas revolucionarias y un crecimiento económico continuo. En otras palabras, la educación cívica es una habilidad empresarial del siglo XXI.

La habilidad de pensamiento crítico, resolución de problemas, negociación, curiosidad, adaptabilidad, toma de riesgos compartida y otras habilidades “suaves” cada vez más se conocen como “habilidades duraderas” porque no hay nada suave en ellas. De hecho, una encuesta reciente de LinkedIn encontró que nueve de cada diez ejecutivos globales dicen que son más importantes que nunca en el lugar de trabajo.

Colaboración y toma de riesgos compartida

En el gobierno, facilitar y tomar decisiones requiere que las personas trabajen juntas. Ya sea administrar una estación de votación el día de las elecciones o servir en un comité municipal, el camino para lograr que las cosas se hagan incluye trabajar con otros que pueden tener opiniones e ideas muy diferentes a las suyas.

Mientras que nuestros vecindarios, lugares de culto, escuelas y otros lugares donde nos reunimos con otros pueden ser homogéneos, en el lugar de trabajo es probable que nos encontremos con personas que son diferentes a nosotros.

Cuando los miembros del equipo con opiniones y perspectivas variadas pueden trabajar de manera respetuosa y efectiva juntos, las organizaciones ganan. Las empresas y equipos hábiles en habilidades duraderas pueden esperar obtener una mayor moral de los empleados, un servicio o calidad de producto mejorado e incremento en innovación, por nombrar algunas.

Desactivar conflictos y resolver problemas

La falta de comprensión sobre cómo funciona nuestro gobierno está impidiendo que las personas encuentren puntos en común sobre temas básicos. Esta falta de conocimiento fomenta la división, la frustración y, en última instancia, la incivilidad y una incapacidad para comunicarse efectivamente con otros, especialmente con aquellos que ven el mundo de manera diferente.

La mayoría de los estadounidenses creen que el tono de la nación es incivil (58%). Sin embargo, cuando las personas tienen un entendimiento compartido de organizaciones y procesos, pueden escuchar los argumentos de los demás y argumentar fuertemente sus propios puntos. Al hacerlo, pueden usar la razón para comprometerse y manejar conflictos de manera efectiva.

Perfeccionando las habilidades de negociación

Piense en la forma en que se redacta la legislación: alguien tiene una idea para cambiar algo. Otros pueden no estar de acuerdo. En un mundo ideal, discuten sus diferencias, encuentran puntos en común y redactan legislación fortalecida por una variedad de puntos de vista.

Cada vez más, los gerentes están preocupados por la falta de disposición de los miembros de su equipo para comprometerse y la incapacidad para sentarse juntos y llegar a un acuerdo. Según muchas cuentas, nuestros padres fundadores tenían opiniones radicalmente diferentes y discutían ferozmente. Sin embargo, lograron llegar a compromisos que se convirtieron en los cimientos de nuestra nación.

Entrenando el pensamiento crítico

A veces, recibido con desagrado, el servicio de jurado es una de las formas más importantes en que los ciudadanos participan en nuestro sistema de gobierno.

Ser un buen jurado requiere evaluar la evidencia, cuestionar nuestras propias preconcepciones y hacer buenas preguntas. Estas son las mismas habilidades de pensamiento crítico necesarias para tomar decisiones organizativas clave.

Construyendo líderes

Entender y participar en cómo se administra nuestro gobierno nos enseña cómo operar en sistemas complejos, navegar el cambio y usar un buen juicio y razón para alcanzar un objetivo. En resumen, la participación cívica construye líderes que pueden aplicar esas habilidades de múltiples maneras, incluido en el lugar de trabajo.

Los estadounidenses están ansiosos por que los empleadores ayuden a construir puentes, fomentar un discurso más saludable y fortalecer la cooperación en las comunidades a las que sirven. El ochenta y dos por ciento de los estadounidenses creen que las empresas pueden desempeñar un papel en unir a nuestro país, y casi el 75% de los votantes están de acuerdo en que las empresas tienen la responsabilidad de proteger nuestro sistema económico y medio ambiente nacional.

Las empresas pueden tomar pequeños pero significativos pasos para impulsar la participación cívica. Por ejemplo, los empleadores pueden ofrecer a sus empleados tiempo libre para servir como trabajadores electorales no partidistas durante elecciones locales, estatales y nacionales, abordando una escasez crítica en todo Estados Unidos. También pueden apoyar a los empleados seleccionados para servicio de jurado proporcionando recursos para ayudarlos a prepararse para sus deberes. También pueden ofrecer experiencias educativas que reintroduzcan a sus empleados a conceptos básicos de civismo, empoderándolos para aprender más sobre cómo funciona nuestro gobierno y cómo pueden participar de manera significativa. La Cámara de Comercio de los Estados Unidos Foundation lleva a cabo una de varias iniciativas similares que ayudan a los empleadores a mejorar las habilidades cívicas dentro de sus equipos.

A medida que nos preparamos para celebrar el Día de la Independencia, ahora es el momento para que la comunidad empresarial se comprometa a elevar la educación cívica y las habilidades en el lugar de trabajo.